Pasar al contenido principal
Rodar con Arte: Las motocicletas de Steve McQueen
23January
Artículo

Rodar con Arte: Las motocicletas de Steve McQueen

Por: Willy Hierro Allen

Entre los actores cinematográficos sobre dos ruedas, el norteamericano Steve McQueen sobresale por su arte de manejo en la gran pantalla. Y es que a McQueen le gustaban los deportes a motor, al punto que cierta vez dijo “no estoy seguro si soy un actor que compite o un piloto que actúa”.

 

Afiche de una de sus películas de motos
Afiche de una de sus películas de motos

 

Terrence Steven McQueen nació el 24 de marzo de 1930 en Beech Grove, Indiana, cerca del mítico circuito de Indianápolis, una de las catedrales de la velocidad en los Estados Unidos. Tal vez a eso se deba su amor por el automovilismo y el motociclismo, que marcaron indudablemente su carrera en el cine y la televisión.

Sus escenas al timón de una moto Triumph en aquella memorable fuga para huir de los nazis en la película “La Gran Evasión” (1963) o al volante de un Ford Mustang GT 390 Fastback en persecución de los gángsters que van en el Dodge Charger 440 Magnum del filme “Bullitt” (1968) son para recordar cada vez que me siento a ver una película de acción.

 

Steve McQueen en una carrera de Enduro
Steve McQueen en una carrera de Enduro

 

Steve McQueen tuvo una infancia complicada. No conoció a su padre, que los abandonó antes de nacer. Vivió con su tío hasta convertirse en un joven muy rebelde. A los 12 años se fue con su mamá y a los 14 lo enviaron a un reformatorio. Se escapó y fue vagabundo. Con 17 se alistó en la Marina (1947), donde pasó 5 años.

El Estado presta ayuda económica a los militares licenciados para que se reincorporen a la vida civil, McQueen decidió estudiar en el Actor’s Studio de Nueva York y en 1956 empezó, con papeles secundarios, en el cine. En 1958 consiguió el primer protagónico (“The Blob”) y en 1963, el estrellato con “La Gran Evasión”.

 

McQueen en la moto de La Gran Evasión
McQueen en la moto de La Gran Evasión

 

Poco a poco adquirió autos y motos, que hoy son clásicos. La marca Indian era su favorita. Tenía una de las más exclusivas de la época, la Indian Big Chief 1200 cc de 1923, con Princess Sidecar, capaz de alcanzar 144 km/h, y otra Indian Chief de 1935. Además de la Triumph de “La Gran Evasión” hay que añadir una Crocker Hemiheasd V-Twin de 1934.

 

Indian Big Chief with Princess Sidecar de 1923
Indian Big Chief with Princess Sidecar de 1923

 

Indian Chief de 1935
Indian Chief de 1935

 

Ningún otro actor de Hollywood estuvo tan vinculado al mundo del motor como Steve McQueen, quien llegó a competir tanto en automóviles como en motocicletas. En el libro “Las máquinas de McQueen”, que fue escrito por Matt Stone y editado por Motorbooks,  el autor señala la relación entre McQueen y sus vehículos.

Steve McQueen murió de cáncer el 7 de noviembre de 1980 en México. Se dice que su enfermedad se relacionaba con la inhalación de asbesto cuando limpiaba los cascos de los buques en la Marina.  

 

Steve McQueen y Jacqueline Bissett en una Triumph
Steve McQueen y Jacqueline Bissett en una Triumph

 

Le puede interesar:

Rodar con Arte: MAJESTIC