Pasar al contenido principal
 The-Merger: cuando arte y tecnología se fusionan
12July
EntrevistasEventosArt Santander

The-Merger: cuando arte y tecnología se fusionan

Por: Cecilia Arenas

Si dentro del proceso de la creación artística algún principio quedó obsoleto para The-Merger es el de la supremacía del yo. Formado inicialmente como trío, Mario Miguel González (Mayito), Niels Moleiro y Alain Pino —este último ha iniciado su carrera en solitario recientemente— han concebido su obra como el resultado de una factoría donde el resultado final es el todo de estos artistas.

Consolidado desde hace ya nueve años, The-Merger tiene una participación activa en ferias de arte internacionales como Scope Art Fair (Basilea, Suiza 2009), Feria Internacional de Arte de Bogotá (Bogotá, Colombia, 2010), Art Miami Art Fair (Florida, Estados Unidos, 2010), Moscow International Art Fair (Moscú, Rusia, 2013) y Art Madrid (Madrid, España, 2016). Ahora se suma a su recorrido la presencia en la XXVII Feria Internacional de Arte Contemporáneo Santander, en España, espacio donde Arte por Excelencias los acompaña.

 

El caso de la rubia platino, 2016
El caso de la rubia platino, 2016



 

¿Cómo es la experiencia de trabajar a dos manos una obra?

Las ventajas del trabajo en equipo son extremadamente enriquecedoras, porque todos aportan algo. Por ejemplo, yo estudié tecnología de maquinado y corte de metales, pero si te fijas la gran variedad de las piezas son de metal, y muchas fundidas. Alain aportaba la parte académica, el conocimiento, el razonamiento. Niels es un estratega increíble y necesario para The-Merger, gracias a que fue campeón de ajedrez cuando pequeño —puede sonar gracioso, pero es importante saberlo—. Él es quien va planificando cada paso nuestro. Pero las ideas son el fruto de un pensar colectivo.

¿Entonces ambos tienen igual participación en el proceso productivo?

En todos los grupos sucede algo parecido. Un integrante pone la idea sobre la mesa, hace un pequeño boceto y se lo envía a los otros por correo, como en el caso nuestro, que estamos distantes. Niels y yo intercambiamos información; cuando tengo el proyecto inicial le pregunto qué le parece y me dice: «esto no me gusta», «esto no va así», y cuando no ve la idea concreta: «descríbeme más». Todas las piezas son así: una colaboración entre ambos; hasta que no hay un consenso no se realiza la obra.
 
En sus obras una parte de la pieza automotriz queda intacta y la otra sufre una transformación estética. ¿Por qué recurrir a esa combinación? 

Alain y yo tenemos muchas influencias de la parte mecánica de las cosas. The-Merger significa fusión, es como funcionamos nosotros como grupo. Fusión porque, si te fijas, nuestras obras son diferentes pedazos-objetos. El tema mecánico es recurrente en la mayoría, y en dependencia del concepto con que se conciba se juega con la propia forma original de la maquinaria. Por ejemplo, en la obra El caso de la rubia platino, recreamos la imagen de la Menina de Diego Velázquez, con un motor de combustión interna debajo de las faldas de la infanta. Lo hicimos con la idea de jugar con el pudor de la mujer a través de un objeto que es el símbolo de la explosión, del calor.

 

Sin título, 2017
Sin título, 2017.



 

La crítica y los medios los ubican en ocasiones dentro del arte pop. ¿Es difícil a través de esa estética comunicar conceptos profundos?

La mayor relación que podría tener con el arte pop es por las terminaciones y los colores. Pero, si te fijas, las piezas están cargadas de poesía y de pensamientos bien fundamentados. No importa que nos incluyan o que nos tilden así. Creo que esa noción pudiera pensarse por los colores planos o por las terminaciones, pero no nos pueden incluir directamente, porque no utilizamos símbolos propios de esa estética. Es una obra que tiene toda una lectura detrás, muchas veces arraigada en la historia de la humanidad.

¿En qué proyectos trabajan ahora? 

Estamos preparando una exposición que se llamará Resiliencia, esa capacidad que tenemos de sobreponernos a todos los obstáculos que nos pone la vida. Niels y yo no estamos exentos de ellos, y será la primera exposición que realizamos nosotros dos solos. Como somos autodidactas, Resiliencia es una forma de mostrar el valor de nuestra obra.

El público verá cambios. Utilizaremos materiales que no hemos usado, buscando otra visualidad y tratando de hacer las piezas cinéticas, para que quienes la vean puedan interactuar con ellas. 

Bronce, acero inoxidable, acero negro policromado, PVC, madera… The-Merger recorre ahora nuevos caminos en su creación. Parte de esta transformación podrá ser apreciada en Paralelos discordantes, el único proyecto cubano que enriquece ArteSantander, un espacio para la creación contemporánea internacional.