Pasar al contenido principal
La música crece libre de pecado
05September
Entrevistas

La música crece libre de pecado

Por: Ivón Peñalver

Un disco que  une generaciones ante el pentagrama con la absoluta garantía de que la  música que en ella nace seguirá creciendo, Libre de pecado, tal y como la concibió Adolfo Guzmán y la ha hecho prevalecer Beatriz Márquez, en su más reciente fonograma homónimo.

Luego de un periodo de intenso trabajo, la dirección musical, los arreglos y la concepción dramatúrgica del disco, queda  bajo la batuta del joven y talentoso pianista Jorge Aragón, que -haciendo gala de su estirpe  musical-, se une a Beatriz trayendo consigo a 104 músicos invitados a un disco que dará mucho que sentir, dará para sentir. Pero dejemos que sean los propios protagonistas quienes ofrezcan sus consideraciones.

Ante la interrogante de qué distingue un disco como "Libre de pecado" la respuesta fue absoluta, solo completada por la sonrisa emocionada de Beatriz.

En primer lugar lo distingue el respeto y dedicación a la música, esa ha sido la máxima de este trabajo. Es un disco para el que se escribieron todas las notas musicales de principio a fin, interpretadas muy bien por sus 104 músicos en total. Y es que no podía ser de otra manera tratándose de la obra de Adolfo Guzmán e interpretada por Beatriz Márquez.

Este disco además lo distingue su sonoridad orquestal, por momentos recuerda la época en que se escribieron estas bellas canciones, aun cuando el tempo de la contemporaneidad es notable, por supuesto, pues se sostiene en códigos muy actuales. Pero lo cierto es que el resultado muestra un disco para sentarse y escucharlo con calma para poderlo disfrutar.

En la actualidad hacer un trabajo como este ya no abunda tanto, por el tiempo que lleva prepararlo, y los riesgos que trae revisitar una obra que es imprescindible dentro del repertorio cancionístico de una nación. De ahí la importancia de asumirlo pues la intención tanto de sus arreglos como de la interpretación, es que llegue al corazón de todo aquel que lo escuche y pueda apreciar cada detalle que está implícito en él.

No obstante, asegura Beatriz, que a pesar del tiempo en Estudio, y del propio proceso tecnológico que lleva consigo la terminación de un trabajo de este tipo, lo cual también  implica tiempo, fue una fiesta haberlo asumido y concluido. La obra de Guzmán lo merece a gritos, y tantas horas volviendo sobre cada tema llegó a convertirse no solo en un homenaje al autor sino también a otras tantas voces que fomentaron su carrera artística con gran parte de la obra de Adolfo Guzmán, entre ellas, no podría dejar de mencionar a Alba Marina, Marta Justiniani, entre otros

Y es que para los protagonistas de este nuevo acercamiento a la obra de Guzmán ha significado una escuela...

Por supuesto afirman ambos. En especial Beatriz destaca que lo ha sido no solo para ella y Aragón… "estoy segura que también lo fue para la Maestra Digna Guerra que nos acompañó con su coro Entrevoces; para los jóvenes de la Sinfónica del Instituto Superior de Arte, que por su corta edad no conocieron a Guzmán y ahora les llega de lleno con toda su complejidad armónica y su belleza lírica."

En ese sentido refiere Aragón: "Y justo esa conjugación tanto de letras, estrechamente relacionadas con sus melodías y armonías, lo convierten en un verdadero artífice  musical."

músicos tras grabación

¿Qué importancia otorgan a la recuperación de este repertorio? ¿Qué otros autores de nuestra cancionística merecerían, en su criterio, un homenaje o reconocimiento similar?

Lo  primero es partir de que todos los que participamos en este disco creemos que es muy merecido el homenaje a Adolfo Guzmán, y que cualquier trabajo que se fundamente en el respeto por su obra, además de ser aplaudido, debe ser reverenciado.  Fue una excelente idea de Marta Bonet de hacer el primer disco, como tal, dedicado a Guzmán. Surgió en el 2014 y felizmente ya se pudo llevar a cabo. Estas canciones ya quedarán para siempre, pues lo bueno perdura en el tiempo. Resulta más que necesario conocer este tipo de obras musicales, las que marcaron, sin duda, una época, una manera de pensar y de sentir. Traer esta música a este siglo, es una maravilla que se agradece y según Beatriz, además "es un trabajo que compromete por la seriedad que exige al realizarlo."

Asegura Beatriz, "realmente otros compositores merecen de igual forma un homenaje por cuanto han representado para la cultura cubana, válido señalar por ejemplo a Ernesto Lecuona, José Antonio Méndez, César Portillo de la Luz, al Trío Matamoros, a Benny Moré, Piloto y Vera, Arsenio Rodríguez, Juan Márquez, Frank Domínguez. Y este homenaje no solo debiera estar presente en la concepción de un disco, hecho que es muy grato, sino más bien en el tratamiento regular de su obra en los diferentes medios de manera tal que los jóvenes tengan acceso a sus composiciones."

¿Cuáles fueron los mayores retos desde el punto de vista de la interpretación- en el caso de Beatriz-, y el arreglo - en el caso de Aragón- , a la hora de enfrentar la obra de Guzmán?

El mayor reto a la hora de interpretar fue transmitir los muchos sentimientos que durante mi vida me han inspirado los textos de Guzmán; trasladarme desde una alegría navideña hasta la desesperación de no poder ser feliz, pero ir por cada una de estas transiciones con mesura, con un justo equilibrio; afirma Beatriz.

Por su parte para el joven músico y productor musical Jorge Aragón "el reto al enfrentar este trabajo se tradujo en intentar llevar la obra de Guzmán a mi mundo y a mi manera de sentir la música, sin dejar de expresar la esencia de estas canciones, en mis nuevas orquestaciones y arreglos."

"Siempre respeto al máximo las melodías y trato de que exista una coherencia entre la letra y la música que voy escribiendo. Es decir, según hable la canción, pues ya eso me va dictando mi nuevo arreglo..."

¿Cómo transcurrió el proceso de realización del disco desde la maduración de la idea hasta hoy?

Aragón comenta que... "para beneplácito de todos, Beatriz escogió todas las canciones (11 en total) al igual que el tono en que mejor se sentía para interpretarlas.

Luego empecé a escribir todas las líneas melódicas y hacer una re armonización de las canciones, siempre respetando justamente todas las líneas melódicas.

Los arreglos primero los analizamos desde el piano y una vez listos, se hizo la orquestaciónn e instrumentación de todos.

El tipo de sonoridad es básicamente orquestal, todas las canciones cuentan con orquesta de cuerdas y en algunos casos con orquesta sinfónica. Hay dos temas con Jazz Band y una canción con coro mixto.

Los músicos invitados fueron la Orquesta del Instituto Superior de Arte adjunta al Lyceum Mozartiano de La Habana, dirigida por el maestro José A. Méndez; el  Coro Entrevoces dirigido por la Maestra Digna Guerra; una Jazz Band, donde participa Lázaro Oviedo, Tommy Lowry, Molote, Roberto García, Jamil Schery, El Chewy, Yuniet Lombida, Alfred Thompson, Evaristo, Heykel Trimiño, Yoandy Argudín y Eduardo Sandoval.

Además en la base de casi todos los temas, intervinieron Gastón Joya, Oliver Valdés, Ruly Herrera, Rober Luis Gómez, Héctor Quintana, Nan Sam y Yaroldi Abreu.

Hay una invitada especial que es Evelyn García Márquez, hija de Beatriz, la cual comparte la canción Profecía. 

El equipo técnico estuvo conformado por Adolfo Martínez (Fito) como Ingeniero de sonido, Dayana Rodríguez auxiliar de sonido y  Magaly en la producción ejecutiva y asesoramiento.

Este equipo fue el responsable del otro cincuenta por ciento del disco, ya que sin estas personas no hubiera sido posible el resultado sonoro alcanzado.

En el caso de Dayana, participó desde el primer día antes de empezar a grabar hasta las últimas ediciones.

El proceso de grabación fue bastante rápido, teniendo en cuenta la complejidad de las canciones y la cantidad de músicos, 104 en total, pues en una semana se grabaron todas las canciones conjuntamente con todas las personas que participaron. La orquesta sorprendentemente grabó once canciones en dos turnos y medio (15 horas). Todo esto gracias a sus ensayos y a la manera de involucrarse en este trabajo, al igual que los demás músicos invitados. De ahí el resultado."

músicos en estudio de grabación

Frente a la posible presentación en concierto, ¿qué expectativas tienen en relación a la aceptación del público? ¿Consideran que se trata de un producto con el que se pueden llegar a identificar las nuevas generaciones?

Nuestra convicción se reduce a que esta música hecha desde el corazón, llegue al de muchas personas, tal y como si hubieran sido transportadas en un viaje al pasado, queremos que el espíritu de la época de Guzmán esté muy presente, y para eso trabajamos muy duro. Sencillamente deseamos que el público quede feliz y que cada elemento del disco llevado a la puesta en escena sea un todo incluido, desde la ambientación del teatro, pasando por los elementos de luminotecnia, hasta llegar a la sonoridad musical.

"Un disco es la  sumatoria de muchos pocos inmensos- sonríe Beatriz- y qué bueno que todos queden confabulados para  bien en este fonograma."

Lo cierto es que en la época en que vivimos, lamentablemente, ese tipo de música casi está en peligro de extinción, pero muchas personas por suerte aún, saben apreciarla. Sería un sueño hermoso, que las nuevas generaciones pudieran escucharla y volvieran a enamorarse con estas letras, afirma Aragón. Creo que hay mucho de enseñanzas, detrás de estas canciones, además de secretos de vida.

Por otra parte, el éxito de este trabajo también depende de la promoción y comercialización del producto. Esperamos contar con esto, para que pueda llegar a más personas, en todas partes, esto sería la última carga de energía positiva que necesitaríamos para terminar de engranar esta maquinaria de amor y dedicación con que se ha echado a andar este disco.

Una maquinaria que, llena de música,  espera a noviembre del presente año para crecerse en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, libre de pecado.

tres personas sentadas en estudio de grabación- fito, beatriz y aragón
Tag
isel
Editora del sitio Arte por Excelencias