Pasar al contenido principal
Más sobre el VIII Festival Internacional de Teatro Femenino de La Habana
07June
Eventos

Más sobre el VIII Festival Internacional de Teatro Femenino de La Habana

Por: Taissé Del Valle Valdés

Las jornadas de teatro femenino continúan hasta el próximo diez de junio en La Habana. Dramaturgas, actrices, en fin… mujeres de diversas latitudes se dan cita en el VIII Festival Internacional de Teatro Femenino y este no es solo un festival sino que también es un Concurso Internacional de Dramaturgia Femenina.

Como concurso se articula en varias fases: creación y oficialización del jurado, promoción y divulgación de la convocatoria, selección de las obras ganadoras (una por cada país participante), traducción y publicación de las galardonadas. Después de estas fases que se realizan durante poco más de un año, se llega al festival con las puestas en escena a cargo de compañías teatrales profesionales.

La dramaturga italiana Alina Narciso es la principal promotora de este evento, quien tiene a su cargo la dirección artística y general. Como coordinadora nacional se encuentra la reconocida actriz cubana Daisy Sánchez. El encuentro se ha extendido en otras ocasiones al Festival del Caribe, el Festival Mayo de las Letras en Tucumán, Argentina y en tres ediciones del evento italiano de La scrittura de lla differenza en Nápoles.

 

mercancía de primera

 

Como parte de las presentaciones, llegó al tabloncillo del Café Teatro Bertolt Brecht la pieza Mercancía de Primera; un monólogo en el que una mujer trata de alcanzar el éxito en un juego de situaciones donde podríamos vernos reflejados por la violencia mediática que mina nuestra búsqueda principal: la libertad.

El monólogo pertenece a Ana Jacobo y a Margarita López  de Guatemala. Incluye una divertida sucesión de imágenes, un concurso de belleza femenina, un entrenamiento y mucho humor. Mercancía de Primera fue ganadora por la zona Norte de Centroamérica en la Bienal Escritura de la/s diferencias. La dirección artística de la puesta en escena estuvo a cargo de Giselle Sobrino.

Le puede interesar: Las mujeres escriben la diferencia