Pasar al contenido principal
Zona Maco: la arrancada
08February
Eventos

Zona Maco: la arrancada

Por: Jorge Fernández Era

La edición 15 de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de México, más conocida por Zona Maco y considerada por sus organizadores y por buena parte de la crítica como el encuentro de su tipo más importante de Latinoamérica, fue inaugurada en el centro de convenciones Citibanamex y estará abierta hasta el próximo domingo 11 de febrero.

En un escenario marcado por el reciente terremoto de septiembre de 2017 —el más fuerte en los últimos treinta años—, la inflación, y las próximas elecciones presidenciales, Zona Maco promete multiplicar su alcance comercial con sus más de ciento setenta expositores y ciento cincuenta galerías de veintisiete países de América, Europa y Asia, y un público cercano a los sesenta mil visitantes que tendrán acceso a prácticamente todo lo que se cocina en el mundo en materia de artes visuales: desde arte moderno y obras de artistas consolidados, piezas de creadores emergentes, hasta muestras de muebles y diseño contemporáneo.

Decíamos terremoto y hay que recordar la polémica desatada en septiembre cuando, un día después del sismo, los organizadores decidieron abrir las puertas de Maco Foto, otra de las citas con sello Zona, en un país que se afanaba por rescatar a sus víctimas de los escombros. Todavía algún otro medio habla del suceso, y es que no se puede obviar el hecho de que México vive aún las secuelas de ese terrible suceso. El que esto redacta ha podido constatar que solo en la manzana del edificio familiar donde se hospeda hay otras dos edificaciones listas para ser demolidas por las huellas irreversibles dejadas por el terremoto.

La inflación se hace notar en lo que ha ido en materia de precios de un año para otro. Me contaba un amigo que muchas personas han disminuido el consumo de huevos dado el aumento que ha tenido ese rubro en los últimos meses. Y vaya que se ha ido del tema, dirán algunos, pero si citamos que un simple cartón de ese producto, una cesta de frutas, un par de tornillos o un cochecito de niño pueden convertirse —y de hecho lo han sido— en sucesos de múltiples ferias de arte contemporáneo del globo terráqueo, entonces coincidirán conmigo en que no he dejado de hablar de arte.

Hace doce meses llamábamos la atención sobre el hecho convertido en verdad de que la frontera entre mercado y arte se difumina aceleradamente. Pero a juzgar por un primer recorrido hecho por Zona Maco 2018, la balanza se inclina en estos días a la preponderancia de una mirada más seria del hecho artístico. Arte por Excelencias, que vuelve por sus fueros con stand propio —el P15, como si viniéramos directo de Alamar al DF— ha trazado su hoja de ruta, y en estos cinco días de Feria se propone algo sumamente difícil: no perderse casi nada de lo que se expone u ocurre en este inmenso pabellón de la capital mexicana.

Esta nota es solo el comienzo. Esperen noticias nuestras.