Premios

Tercer Grammy para Chucho Valdés, gloria de Cuba

13/02/2017

El álbum Tributo a Irakere, resultante de un concierto grabado el año pasado en el marco del Festival de Jazz de Marciac, junto a los Afro Cuban Messengers, acaba de obtener el Premio Grammy al mejor álbum de jazz latino.  El fonograma es un singular homenaje donde Chucho rescata las partituras originales del grupo Irakere (fundado en 1973), y las somete a novedosos arreglos, en función de la actual generación de músicos que le acompañan; logrando reinventar una trayectoria musical donde coexisten la música afrocubana, el jazz, y hasta el rock. La idea de publicar Tributo a Irakere, después de 40 años de aquel hecho fundaciones, surge por un interés del  destacado pianista y compositor cubano en "buscar una mirada contemporánea de la música de ese entonces”.

 

Dionisio Jesús "Chucho" Valdés Rodríguez, nació en una familia de músicos en Quivicán en la provincia de la Habana, Cuba, el 9 de octubre de 1941. Sus primeros maestros fueron su padre, el pianista, compositor y director de orquesta Ramón “Bebo” Valdés y su madre, Pilar Rodríguez, quién cantaba y tocaba el piano.

 

A los cinco años comenzó a recibir clases de piano, teoría y solfeo con el maestro Oscar Muñoz Boufartique, estudios que culminaron en el Conservatorio Municipal de Música de la Habana a la edad de catorce años. A los quince años, Chucho formó su primer trío de jazz, y en diciembre de 1958 trabajó como pianista en los Hoteles Deauville y St. John de La Habana. En 1959,  hizo su debut con la orquesta Sabor de Cuba, dirigida por su padre, y con ella acompañó a muchos cantantes importantes de la época como Rolando Laserie, Fernando Álvarez y Pío Leyva.

 

En 1972, después de Jazz Batá, una grabación de trío de jazz a la cubana” con el bajista Carlos del Puerto y el percusionista y cantante Oscar Valdés, Chucho decide ampliar el formato y añade metales y batería de jazz.  Así nace Irakere, agrupación que ofreció una explosiva mezcla de jazz, rock, música clásica y una amplia gama de música tradicional cubana, incluyendo instrumentos y ritmos de la música ritual afro-cubana.

 

Con este nuevo galardón, el también líder del Festival Internacional Jazz Plaza, con sede en La Habana,  llega a los tres Premios Gammy, a lo que se suman otros cinco galardones del Grammy Latino; trayectoria que lo consagra como la figura más influyente en la historia moderna del jazz afro-cubano.

 

La banda Irakere 40, responsable de la grabación del disco ganador y de la gira promocional que desde hace varios meses ocupa al destacado músico cubano, rinde tributo al Irakere originario y enaltece al sistema de enseñanza musical cubano, al amparo del cual se han formado varias generaciones de músicos y artistas de la Isla.  

 

Fuente: La Jiribilla