Pasar al contenido principal
ACOSTA DANZA a escena con MITOS
01February

ACOSTA DANZA a escena con MITOS

Por: Toni Piñera

Mitos da nombre a la nueva temporada que la Compañía Acosta Danza subirá a la escena de la sala Avellaneda del Teatro Nacional (Plaza de la Revolución), los días 9, 10 y 11 de febrero. En esta ocasión trae al público cuatro estrenos en Cuba de los coreógrafos: María Rovira (España), el belga Sidi Larbi y Christopher Bruce (Inglaterra), así como la reposición de Imponderable firmada por el el español Goyo Montero.

En rueda de prensa celebrada en el salón Ramona de Saa de la sede de la agrupación en la calle Línea, El Vedado, se dio a conocer la noticia que fue coloreada por un visionaje del cuadro final de la obra Rooster, del inglés Bruce, quien explicó que traía esta pieza para estrenarse ante el público cubano porque Acosta la bailó cuando formaba parte del elenco del Ballet de Houston, Estados Unidos, en el que se desempeñaba como coreógrafo residente. El la pidió y aquí está. Rooster lleva la música de 8 canciones grabadas por  The Rolling Stones –que coinciden con las escenas-, y es precisamente “una celebración de la música y de los tiempos en que estas piezas fueron grabadas: años 60 y 70 del pasado siglo, cuando yo era un joven de 20 años, dijo. Seleccionó 8 pistas relacionándolas con los temas de las letras, y tomando Little Red Rooster como el punto de partida. Creé un gallo que simboliza al joven elegante pero chovinista de mi época de juventud, mientras que la mayor parte del tiempo, las mujeres la postura masculina con regocijo irónico, es a fin de cuentas una suerte de batalla de sexos, dijo entre risas…

Carlos Acosta comentó que tomará parte en dos de las piezas que se presentarán en estas jornadas: Rooster y Mermaid, que anteceden a la primera gira nacional de su compañía que entre el 14 y el 21 de febrero tocará las ciudades de Santiago de Cuba, Bayamo, Holguín y Camagüey –en ese orden- con un programa que incluye las dos anteriores y suma Fauno, El salto de Nijinski, y Twelve. Precisamente Mermaid (sirena) un dúo que bailará el director de la compañía con Marta Ortega es una obra del conocido coreógrafo Sidi Larbi que vino a montar para sus presentaciones del pasado septiembre, pero que el ciclón Irma impidió que pudiera mostrarse, e incluso estrenarse mundialmente aquí. Ahora como estreno en Cuba llegará al público.

Impronta, de María Rovira, ya muy conocida del espectador cubano se verá por vez primera aquí. Se trata de un solo en el que se representa a Yemayá y su baile; mientras que también de su autoría subirá a las tablas habaneras El salto de Nijinski, obra inspirada en uno de los más grandes representantes de la danza internacional de todos los tiempos: Vaslav Nijinski (1890-1950), precisamente en aquel salto que realizara en el pabellón del hospital en que la estrella de la danza estaba recluido y que un fotógrafo captara para la eternidad como recuerdo de antañas glorias… En el 2017, Rovira creó esta coreografía que se inmiscuye en los vericuetos de la memoria, la belleza y las obsesiones de un Dios de la danza.

Como colofón de la primera temporada de 2018 de la compañía Acosta Danza –creada en el 2016- se mostrará nuevamente Imponderable, de Goyo Montero y música de Owen Belton sobre canciones de Silvio Rodríguez. Para calibrar la pieza, donde se destacan como protagonista también las luces que llegan de originales maneras a armar y desarmar el cuerpo de la obra, enfocando espacios, creando atmósferas y dialogando de manera contemporánea y actual con el espectador, es menester saber lo que el autor dice de ella: “¿Imponderable? Es una reflexión sobre lo incomprensible, lo indescriptible, y lo que, como dice el título, no podemos medir: el peso del alma, el espíritu. ¿Cómo medir una emoción?...”. A partir de esa premisa rompe el tiempo, la memoria, el espacio para fomentar una suerte de pensamientos/ideas/sentimientos que cruzan como relámpagos en nuestro cerebro transformado en la escena, por el ir y venir de instantes creados por los bailarines en movimiento o quietud… Iluminando siempre, ese susurro que llega de lo inconsciente, transformado en danza y realidad para hablarnos de lo interno vestido de luz. La voz de Silvio declama, sus creaciones y resulta un punto neurálgico dentro de Imponderable, vestido de poeta y no de cantante que dice sus hermosas obras, quedando buena parte de la música, de su música en una partitura original trabajada por el músico canadiense Owen Belton. La emoción, energía, talento de los disímiles y variados bailarines de Acosta Danza aportan la otra parte, a partir de los pasos que Goyo Montero esculpe y que ellos se lo apropian para hacernos sentir en un universo extraño, diferente, escuchando a Silvio desde otra dimensión, siempre lírica y eterna, sabia, y bailando en el tiempo, como magia de lo Imponderable

Nueva luz enriquecerá las tablas de la Avellaneda cuando aparezca Acosta Danza en tres jornadas que volverán a llenar de magia y audacia contemporánea en los movimientos este emblemático teatro habanero en el segundo mes de 2018.

Le puede interesar:

Christopher Bruce en Cuba: un mito sobre la escena