Pasar al contenido principal
ROX 950: Amar en plata
18December

ROX 950: Amar en plata

Por: Melbys Nicola

A Rosana Vargas todo la inspira. Ella es arte. Pero eso lo descubrió después. Primero vino la ingeniería y se encontró con las formas, la arquitectura, el diseño, las líneas puras...Después se reveló la orfebrería; nacida de la curiosidad y las ganas de contar sus sentires de otra manera. Lo que era hobby se volvió vida y razón de cada uno de sus pasos. Así nació ROX 950.

Quienes trabajan o coinciden con ella la definen de telúrica, pasional, virtuosa..., pero, sobre todo, se habla de ímpetu, valentía y luz, como la plata misma, como esa luna aterrizada que con piedras preciosas y semipreciosas va tomando otras formas, otros juegos en su mente y en sus manos. De este modo se ha venido posicionando Rosana como una de las orfebres más promisorias del entorno cubano y uno de los seres más entusiastas si de aunar creación y compromiso social se trata.

Con una historia quizás corta, pero la mar de intensa, ROX 950 celebra sus cinco años como marca cautivadora, establecida, sólida. Se cuece, pues, una gran celebración que es a la vez  pretexto para seguir creando. Habrá desfiles, familia, amigos y música por que sí, para Rosana, esa es una pasión que, como el amor, ha estado siempre.

¿De dónde viene tu vocación por la orfebrería?

“Es muy simpático porque nunca tuve grandes habilidades manuales, de hecho recuerdo que cuando estaba en la escuela me sudaban las manos, era pésima en Educación Laboral. Surgió porque, a la par de estar estudiando la carrera Ingeniería Civil me incliné por las artes en general y las plásticas, en específico. Conocí entonces a Miguel Pulgarón, un orfebre y  escultor, tuve la suerte de acercarme a las técnicas y a partir de ahí se despertó la pasión”.

¿Y cómo surge la marca ROX 950?

“La parte creativa y las ganas de crear un equipo y formar orfebres vinieron ya una vez entrenada, con mi primer alumno empecé a trabajar una línea más específica, más cerca del estilo que hoy es ROX, pero que en aquel momento era solo el inicio y el deseo de hacer algo diferente, con un sello propio. Como marca surgió una vez creado lo que sería el ADN de Rosana como orfebre. Ya estaba trabajando de modo independiente y siempre quise que Orfebrería Contemporánea no fuera solo un nombre. A raíz de las ganas de querer comercializar con puntos de venta empecé a trabajar con la que era mi diseñadora gráfica y empezamos a darle vuelta al hecho de crear una marca que tuviera que ver con mi nombre, con identidad propia, respeto por la parte creativa, distinguible, y hacer el merchandising para recorrer ese camino que nos tocaba andar y que aún estamos transitando”.

¿Siempre quisiste que fuera plata 950?

“Elegí la plata porque es menos ostentosa, me permite trabajar más volúmenes, ser más atrevida en los diseños, sin ser eso, ostentosa. Además, a nivel de materia prima me resulta más accesible. Ya he trabajado otros metales, y probablemente volveré a hacerlo porque todo en este mundo me fascina, pero yo hablo y traduzco en plata, siento en plata”.

¿Y cómo surge el proyecto social En busca del sol?

“Es el nombre de uno mis primeros diseños y la pieza que identifica hoy el Proyecto Social, en donde formo jóvenes orfebres. Fui maestra de los primeros, ahora los propios alumnos son los que comparten y enseñan a los demás. Aún doy clases cada cierto tiempo o, más bien, comparto mis experiencias. Yo les enseño todo: el ABC, los trucos, la producción. Todos los orfebres tenemos nuestros secretitos, pero yo les enseño todo a mis alumnos, incluso financiamos el proyecto. En lo que sí soy muy celosa es en la manera de hacer, que debe ser de un modo específico y en ese sentido ellos aún tienen mucho por aprender, tengo mucho que compartir, así que siempre volveré.

“Siento que la mejor decisión que pude haber tomado en mi vida fue crear un Proyecto Social. Sin él no hubiésemos podido crecer, tampoco hubiésemos podido ayudar a estos jóvenes que llegan y encuentran en ROX 950 una manera de vivir distinta, donde no solo se benefician económicamente sino que también están haciendo algo que les apasiona, que pasa a ser parte importante de su vida. Y lo que hemos logrado no es porque seamos los mejores, sino porque tenemos muchas ganas de crecer, de seguir ayudando personas, de trabajar, trabajar y trabajar sin límites”.

 

Rosana Vargas

 

Y como creadora ¿en qué te inspiras? ¿Fue una vocación paralela?

“Al estudiar la ingeniería obtuve un invaluable background. Me gustaba todo lo relacionado con la arquitectura, las formas rectas, las superficies pulidas. Fui alejándome cada vez más de las texturas, tendiendo a lo liso, al brillo espejo, los acabados perfectos, las líneas puras...Después cuando entra al juego mi esposo Antonio Hernández  (que además de hacer las fotos trabaja a cuatro manos el diseño de la marca), encontré otras motivaciones. Ahora, todo me inspira el mar, la danza, la vida, el habano, la música, los vinos..., todo lo recreo”.

Como artista siempre te has interesado en temas sensibles, por ir más allá de lo típico o predecible...

“Porque yo no veo la orfebrería solo como un oficio, sino como una manera de comunicar. Creo que el arte es eso. El arte, amén de la idea o la inspiración que tenga el artista, al final es una manera de expresar algo y de ahí que las personas lo puedan recibir o no, o entender o no...El arte no es para entenderlo, es para sentirlo. Quiero que siempre la orfebrería, por lo menos en ROX 950, sea eso: una manera de comunicar, que no sea solo plata, que trasmita, que las personas lo reciban como hasta hoy ha sido, como parte de ellos, que se identifiquen, que usando una pieza específica tengan estados de ánimos diversos, memorias, identidad... Porque mis clientas logran encontrar en nuestras piezas una identidad.

“ROX 950 no es frio, no llega a personas vacías. Por muy artificial que parezca alguien que llegó a ROX, siempre guarda una sensibilidad. Las personas que siguen la marca sí son espirituales. Tiene algo que expresar, que decir, que sentir, llevando las piezas y eso nos gusta, que nuestros seguidores continúen siendo eso; que puedan ver más allá del valor de la plata, el oro, o lo que sea que el día de mañana produzca ROX y sigan recibiendo la esencia de lo que queremos transmitir, su espiritualidad”.

¿Por eso tus embajadores de Marca son tan especiales?

“Veo a ROX 950 como una manera de expresar y compartir la vida. Amo la música y por eso me rodeo de estos seres divinos, espirituales. Esta conquista ha sido paso a paso. Telmarys fue una de las primeras y luego fueron llegando el resto de estos entrañables amigos, poco a poco pero definitivamente. Así, lo que empezara a tomar carácter con el video clip de Telmarys Una habana que danza, abrió las puertas a muchas colaboraciones más y hoy es ese también el nombre de una de nuestras piezas”.

Hablamos de música, de arte, ROX 950 celebra aniversario. ¿Qué sucederá?

“La marca cumplió en noviembre de 2017 cinco años. ¡Junto a mi esposo el fotógrafo Antonio Hernández sumamos ya más de 15 colecciones de muy diversa inspiración que componen nuestro catálogo! Son también 15 años los que llevo recorriendo este camino, dándole forma a un sueño. Por eso hemos organizado con la ayuda de la empresa de publicidad EBM Marketing Solutions un evento especial. Queremos hacer un recuento de las piezas y colecciones más queridas. La cita será este 19 de diciembre a las 9.00 pm en el Habana Café del Hotel Meliá Cohiba, uno de los hoteles y emplazamientos (son ya más de 15 también) que exhiben y comercializan las obras de ROX 950, además del Estudio-Taller que tenemos en Calle Línea No.256 entre I y J, Vedado.

“Esta Gala-Concierto está dedicada a mi familia y amigos, a quienes me han acompañado siempre y los que se han sumado en este trayecto. Es un lujo poder decir que contaré también con los Embajadores de la marca, desde Alain Pérez, Telmary, Lindiana Murphy hasta Ivette Cepeda, la compañía Lizt Alfonso y la presentación de Edith Massola y Leo Garrido, en un espectáculo dirigido por Rolando Almirante.

“Presentaremos la colección Trusas Joyas que creamos recientemente  junto al diseñador Ismael de la Caridad, además de otras que forman parte de nuestra historia como Confluencias, Puro Acento, Crucero, Plata y Vino, Alberto, la única exclusivamente masculina y dedicada a mi padre, y también la colección infantil Alejandra, con el nombre de mi hija. Lanzaremos también una nueva colección y la fragancia ROX 950, grabaremos un DVD conmemorativo... en fin, muchos planes para celebrar este V Aniversario y el lema que siempre defendemos: “la verdadera belleza en la sencillez de lo exclusivo”.

Rosana, ¿en este momento de recuentos cómo definirías este camino que has emprendido, tu arte y a dónde vas?

“ROX 950 es parte de mi vida, de mi herencia a mis hijos, es el legado que les voy a dejar... Y es lo que me motiva cada día a seguir, a estar viva, a poner un pie por delante del otro, y a tener mucha fe cada día para poder seguir, continuar y amar. Para mí la palabra que encierra todo es eso: amar”.

Le puede interesar:

Rox 950: Más que una marca, un estilo de vida