Pasar al contenido principal
Esteban Vicente reverenciado en la Galería Elvira González
25December

Esteban Vicente reverenciado en la Galería Elvira González

La Galería Elvira González acoge hasta el próximo 18 de enero de 2020 la exposición Esteban Vicente, Obras de 1953 a 1996. Una selección de 30 obras realizadas a lo largo de cuatro décadas que recogerá pinturas, collages y dibujos. Esta exposición es la décimo primera que la galería dedica a Esteban Vicente, artista íntimamente ligado a la trayectoria de Elvira González.

Nacido en Turégano, Segovia, en 1903, Vicente reside en París a mediados de los años treinta. En 1937 se traslada a Nueva York. Ese mismo año realiza su primera exposición individual en la Kleeman Gallery. Tras un breve periodo en Puerto Rico regresa a Nueva York, donde rápidamente se adentra en el círculo de artistas neoyorkinos. En 1950 su obra In Pink and Grey fue incluida en la exposición Talent 1950, comisariada por Clement Greenberg y Mayer Schapiro. De aquí en adelante expondrá continuamente en galerías de Nueva York como Sidney Janis, Egan, Leo Castelli o André Emmerich. Fue además uno de los miembros fundadores de la New York School, donde imparte clase durante 36 años. Vicente fallece en Nueva York en 2001. 

La exposición es una cuidada selección retrospectiva en las que veremos las diferentes etapas de su obra, que se inscribe en el seno de la Escuela de Nueva York. Cronológicamente la muestra comienza en los años cincuenta. A principios de esta década Vicente comparte estudio con De Kooning, que será su interlocutor en la Escuela. Mientras que más tarde trabajaría la técnica color field, en la década de los sesenta el gesto y la línea son determinantes para su obra serena, nunca abrupta. La evolución en los años 70 y 80 camina hacia una composición más precisa, con formas más contundentes y una gran armonía en el color. El caos y la acción se retiran abriendo paso a una obra despojada y calmada, en la que la textura, luz y color brillan por encima de la estructura y la composición.

La exposición presentará, además de pinturas, una amplia selección de collages. En 1949, como señala Elizabeth Frank en su texto Esteban Vicente y el arte del collage, Vicente es invitado a pasar el verano como profesor en Universidad California en Berkeley. Es precisamente el reto de trabajar lejos de su estudio de Nueva York lo que le lleva buscar alternativas de producción y a descubrir el potencial del collage. Sin acceso a sus materiales y espacio habitual para pintar, un día se fija en el suplemento a color del periódico dominical de San Francisco y empieza a cortar las paginas en tiras y pegarlas sobre papel. Experimentando durante estos meses con la técnica del collage, descubre que puede abordar los mismos problemas que había dejado a medias en sus pinturas de Nueva York. Rápidamente, Vicente empieza a ser reconocido por su particular dominio y trabajo con este medio. Empapa la superficie del papel con aguadas de pintura, lo raya con pastel, carboncillo, tinta o lápiz. Le resta su cualidad bidimensional y lo dota de una ambigua suavidad. Tanto es así que en 1953 - año en que comienza a dar clases en Black Mountain College junto con John Cage y Merce Cunningham - Elaine de Kooning dedica un artículo en ArtNews para describir detalladamente su proceso compositivo, que titula "Vicente pinta un collage" . A los collages iniciales, definidos por J.M. Bonet como action collages, seguirá una nueva etapa de austeridad decisiva para comprender bien su obra.

El descubrimiento de las posibilidades de esta técnica, con la continuó trabajando toda su vida, impactó radicalmente su proceso desde este momento. Su trabajo con la pintura y el collage se torna indisoluble. Para Vicente ofrecen las mismas vías de investigación formal y material. Por tanto, es imposible hacer distinción jerárquica entre su obra pictórica y sus collages.