Pasar al contenido principal
Cucurucho Valdés en el Jazz Plaza con los pies en su tierra
22January
Entrevistas

Cucurucho Valdés en el Jazz Plaza con los pies en su tierra

Por: Claudia Edith García

El Festival Internacional Jazz Plaza, fundado el 1984 por el compositor y músico Bobby Carcassés, fue de esos proyectos que prometió éxito desde sus comienzos. Año tras año ha ganado en prestigio y esta vez, en su edición 33, contó con la asistencia de músicos de más de 12 países, además de otras sorpresas. Entre ellas la participación de Roberto Carlos (Cucurucho) Valdés quien, en el marco del evento, presentó su segundo fonograma Con los pies en mi tierra.

Coméntanos un poco acerca de la presentación de este disco ¿cómo sientes que lo recibió el público?

Pienso que el público lo acogió positivamente, sobre todo porque participó y apreció lo que estábamos interpretando. Estoy muy satisfecho, creo que estuve ante un auditorio respetuoso, que sabe apreciar la música y eso para mí es más que satisfactorio.

¿Por qué Los pies en tu tierra?

Este es un álbum totalmente cubano. Además de temas de mi autoría comprende otros de músicos como Sindo Garay, Eliseo Grenet, José Dolores Quiñones, Bebo Valdés y Beny Moré. El solo hecho de que estén esos compositores ya justifica el nombre del disco. Este segundo fonograma lo interpreté con la mayor honestidad posible y estoy muy complacido con los resultados, sobre todo con la sonoridad que se logró en los Estudios Areíto de la Egrem, donde fue grabado.

Cucurucho con la revista Arte por Excelencias en la que se promociona su nuevo disco
Cucurucho con la revista Arte por Excelencias en la que se promociona su nuevo disco

 

La mayor parte de los temas pertenecen a glorias de la música cubana y además, el fonograma fue grabado en vivo, como era costumbre hace años. Todo lo relacionado con el disco, desde su concepción hasta la grabación misma parece estar conectado con tiempos pasados. ¿Por qué la decisión de grabarlo de este modo?

Mi abuelo, Bebo Valdés, fue iniciador de las ahora muy conocidas descargas musicales. Cuando se terminaban las presentaciones iban todos los músicos para casa del gran percusionista Guillermo Barreto y allí continuaban interpretando, pero ya en un ambiente más familiar. En aquellos tiempos no era posible lograr eso en un estudio, pero si se hubiese podido, no imagino la cantidad de buena música que hubiera quedado grabada para la posteridad. Fue esa una de las razones que me impulsó grabar en vivo y llevar así la descarga de mi casa al estudio de grabación. La espontaneidad en el arte es primordial y en el caso de la música, cuando se graba un disco si se hace por partes el resultado final queda frío, demasiado artificial. Este fonograma tiene música bien espontánea, genuina, con improvisaciones incluso. Nada de eso puede lograse grabando por separado.

¿Tienes alguna idea de lo que será tu tercer álbum?

Mi tercer fonograma lo tengo concebido para que sea solo a piano y bajo. Se llamará Fabián y yo y será un homenaje a mi bajista, Fabián García Caturla, que me ha acompañado desde que empecé mi carrera en solitario y apoyado en todas las esferas de mi vida. Este tercer álbum es mi modo de agradecer su ayuda incondicional y de venerar su talento como músico.

Esta es tu segunda participación en un Festival Jazz Plaza. Háblanos un poco de cómo ves esta 33 edición del evento

Me parece de vital importancia este tipo de intercambio cultural en el que vienen músicos de muchas partes del mundo a presentarnos sus ideas, a mostrarnos nuevos proyectos. Y por supuesto, el evento también cuenta con músicos cubanos. De ese diálogo surgen siempre cosas muy bonitas. Este festival cada año toma más fuerza y pienso que desde el punto de vista musical, es uno de los más importantes en el país. Abogo porque continúe, porque cada vez sea mayor el número de participantes, tanto por la música cubana como por el público, pues el evento es una oportunidad de apreciar en vivo a músicos de prestigio internacional y para muchos, eso no sería posible sino fuera por el Jazz Plaza.

Le puede interesar:

Cucurucho Valdés. Con los pies sobre su tierra