Pasar al contenido principal
Flor visible en la Basílica
05December

Flor visible en la Basílica

El pianista y compositor José María Vitier ofrecerá en primicia algunas de las canciones contenidas en el disco Flor oculta de la vieja trova (Bis Music, 2018), que grabó recientemente junto a Pablo Milanés, en el concierto Canciones compartidas, que acontecerá en la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís el próximo sábado 8 de diciembre a las seis de la tarde. En conferencia de prensa realizada en el Instituto Cubano de la Música y presidida por el propio Vitier fueron informados los detalles.

Vea también: Flor oculta de la vieja trova: el misterio de la inmortalidad

A este encuentro «íntimo, casi familiar», al que lamentablemente no podrá asistir Pablito, están invitados Bárbara Llanes, Liuba María Hevia, Amaury Pérez Vidal y Eduardo Sosa, así como los instrumentistas Abel Acosta (bajo, tres y percusión) y Adel González (percusión). La velada servirá para rememorar el aniversario veintidós del estreno por José María Vitier de la Misa cubana a la Caridad del Cobre. Por ello, Bárbara y Liuba interpretarán tres obras dedicadas a la Virgen y a Silvia Rodríguez Rivero, esposa del importante músico cubano.

José María Vitier es uno de los más prolíficos compositores cubanos. Su obra para cine, televisión y teatro es ampliamente conocida lo mismo en Cuba que en escenarios de todo el mundo, donde, sin dejar de exponer las referencias a la música clásica europea, ha defendido, como lo demuestra este disco, la tradición de la música popular cubana, con influencias de la trova, el jazz y el rock.

Pablo Milanés es, sin lugar a dudas, el más importante intérprete cubano de los últimos cincuenta años. Sus múltiples fonogramas son una fuente inagotable para aquel que pretenda hurgar en la identidad musical cubana y latinoamericana. Sus canciones —ahí están para demostrarlo Para vivir, Yolanda, Yo no te pido, El breve espacio en que no estás, Comienzo y final de una verde mañana…— han sido versionadas por cantantes de todas las tendencias y estilos, y su voz es invitada una y otra vez, como es el caso, a enriquecer grabaciones de múltiples discos.

En Flor oculta de la vieja trova ambos se proponen rescatar algunas canciones que han quedado en el olvido y que formaron parte del repertorio de compositores como Sindo Garay (1869-1968), Manuel Corona (1880-1950), María Teresa Vera (1895-1965) y Ángel Almenares (1902-1983). El disco cuenta con la producción de Pablo, José María y Silvia Rodríguez; grabación y masterización de Faustino Adalberto Hernández Vidal (Berty); y mezcla de este último, Vitier y Silvia.

José María Vitier, en su encuentro con la prensa, expresó que lo hace muy feliz el hecho de que Amaury Pérez pueda estar presente. «Es una fecha muy señalada: el 8 de diciembre. Hace veintidós años se estrenó la Misa cubana. Es un placer en este concierto incluir algunas obras alegóricas a esa fecha. Amaury fue de los que estuvo en su estreno, y la ha defendido muchas veces en Cuba y fuera de Cuba».

Al referirse a Flor oculta de la vieja trova, Vitier expresó que no había habido oportunidad de impulsar mediante un concierto su promoción. «No son canciones mías ni canciones de Pablo, sino un repertorio escogido entre las más inéditas canciones de la trova, incluso algunas absolutamente desconocidas que se hubieran perdido sencillamente si no hubiéramos hecho esta grabación. Yo fui afortunado, llegué a tiempo para aprendérmelas cuando era un muchacho. No creo equivocarme si digo que ahí hay temas que ya nadie recuerda. Y cuando digo nadie, es nadie».