Pasar al contenido principal
Gades entre nosotros
29January

Gades entre nosotros

Por: Toni Piñera

La sede del Ballet Español de Cuba (BEC), en el barrio de Santos Suárez, en La Habana, cobró tonos particulares los días finales del primer mes, cuando los gestos/ movimientos alcanzaron la luz de un genio del flamenco, un hombre que es sinónimo de danza: Antonio Gades. Él vibró en cada paso que enseñó la maestra y bailarina Stella Arauzo, directora artística de la Fundación Gades, que conjuntamente con la directora de la institución Eugenia Eiriz (viuda del célebre bailarín, coreógrafo, director y AMIGO de Cuba), y el maestro guitarrista Antonio Solera, participaron en el Taller que puso de relieve la técnica, y especialmente, el legado de Gades, como perfecto patrimonio de una manera de danzar el flamenco en la contemporaneidad que no puede perderse.

Las enseñanzas en estas clases de baile, técnica, amor por el flamenco, a los bailarines y estudiantes del BEC y a las alumnas del Proyecto Socio Cultural A compás flamenco, que dirige Karelia Cadavid en Los Sitios, así como a los músicos, serán recordadas largo tiempo, amén que seguirán desarrollándose a partir de ahora entre las instituciones involucradas, “como una manera de poder afianzar por el mundo, y destacar, sobre todo el estilo, ese lenguaje particular en el baile, de crear historias con una técnica más actual del sentir en el flamenco, y también la danza española, en general que nos dejó, como legado, Antonio Gades.

Por eso, la Compañía pervive, con esfuerzo, después de su muerte, como la de Bejart, Pina Bausch, sin su presencia. Es muy fuerte el legado que nos dejó”, expresó Eugenia Eiriz. Señaló, además, que para esta labor trabajan codo a codo todos, desde la presidenta de la Fundación, María Esteve, la hija mayor de Pepa Flores con Gades, la propia Stella Arauzo, quien bailó muchos años con él en importantes roles, y todos y cada uno de los que integramos esta Fundación privada, que tiene su sede en Getafe. Ahora llegaron a La Habana nuevamente, con apoyo del Ministerio de Cultura de España, para impartir un Taller más amplio, que pueda regularizarse y llegue a más artistas y alumnos. Pues, desde el 2005 apoyan el Proyecto A compás flamenco, que ha dado hermosos frutos en estos años.

 

En la foto Eugenia Eiriz, al centro, directora de la Fundacion Gades, Estela Arauzop, directora artística de la Comapñía Gades, Eduardo Veitía director del BEC, Karelia Cadavid, directora del Proyecto A compas flamenco y bailarines y estudiantes.
En la foto Eugenia Eiriz, al centro, directora de la Fundación Gades, Stella Arauzo, directora artística de la Compañía Gades, Eduardo Veitía director del BEC, Karelia Cadavid, directora del Proyecto A compás flamenco y bailarines y estudiantes.

 

Stella Arauzo, quien desde los 17 años entró a formar parte de la agrupación y ha pisado esta tierra desde los 80 con la Compañía de Gades, y la ama con pasión como todos ellos, es, además, la transmisora directa del legado del célebre bailarín y coreógrafo para mantener esa escuela particular dentro de la danza española, pero, además, para “reconstruir” esas piezas, donde estuviera su esencia en los bailarines de hoy, “como coreógrafo: Carmen, Fuenteovejuna, Bodas de sangre, los grandes clásicos del flamenco, todo lo que nos dejó en herencia, que es mucho”, refirió la bailarina. La danza, añadió, no está en el paso –como nos decía siempre Gades- y ella recuerda a cada instante en el Taller, “si no lo que está entre paso y paso”. Es una escuela y como tal hay que darla a conocer por el mundo…”.

La valiosa labor musical que aportó en esta obra Antonio Solera, quien lo acompañó en muchas de sus aventuras artísticas, estaba presente con su guitarra, cuyas notas mágicas, inundaban el amplio salón de ensayo, y Stella, con pasión, dibujaba gestos/movimientos y los bailarines/estudiantes la seguían atentamente. Toda esa experiencia que lleva adentro de baile, amor y vida salió a flote en unos instantes para el recuerdo, donde se fusionaron palabras/energías en plena clase. Su voz –esa que recuerda/esculpe a Gades, el maestro, a cada instante sobre las tablas-, resonó fuerte en los salones de ensayo. Y aunque fue demasiado corto, era una verdadera revelación.

Emocionada de ver esta Compañía, el BEC, que en la distancia cultiva las verdaderas tradiciones, Eugenia Eiriz, recordó ese hálito que Gades dejó en la escena y en sus obras, donde perdura el arte. Y, feliz que renazca como semilla aquí también, apareció la palabra pueblo en sus palabras, donde Fuenteovejuna ocupa el protagonismo, igual que su arte.

 

Momentos del taller

 

¿Cuba? “Es hermoso hacer esto para que llegue a todos los jóvenes bailarines cubanos de La Habana, Matanzas, hasta el rincón más apartado de Cuba. Sus cenizas están aquí, no es por azar. Un lugar de honor y de mucho respeto, en el Segundo Frente, donde están los héroes, los que combatieron por la libertad de esta Isla. No hay dudas que sigue viviendo en este pueblo que lo acogió como un hijo, sentenció.

Eduardo Veitía, director del BEC en un encuentro con la prensa efectuado en la sede de la compañía le expresó un deseo muy profundo, pues, es importante –señaló- personalizar áreas que tenemos aquí, y dedicarle este Salón de ensayos del Ballet Español de Cuba al maestro Antonio Gades, a quien también rendimos homenaje junto con Cristina Hoyos, en el pasado 1er Festival Internacional de Flamenco y Danzas Españolas efectuado en La Habana . Con la felicidad en su rostro, Eugenia Eiriz aprobó la hermosa iniciativa, y expresó que era una manera más de perdurar, de existir en esta Isla que tanto amó.

Le puede interesar:

A Compás Flamenco, 11 años sobre el tablao

Un festival para la Danza Española y el Flamenco

Noche de flamenco en el GTH Alicia Alonso