Pasar al contenido principal
La obra de Van Gogh en el cine y la decoración
10January

La obra de Van Gogh en el cine y la decoración

Llevar una historia al cine es probablemente una de las mejores formas de representarla, aunque también una de las más difíciles por su proceso de producción. Algo aún más complicado cuando se trata de representar la vida, obra y estética de uno de los artistas más reconocidos de todos los tiempos. Esto es lo que han conseguido precisamente los creadores de “Loving Vincent: cartas a Van Gogh”, la primera película de la historia pintada al óleo, fotograma a fotograma.

Para ello, tuvieron que rodar las escenas con personajes reales y posteriormente pintar cada uno de los fotogramas a mano. Un proceso complejo en el que contaron con 125 artistas de todo el mundo. Uno de los retos más difíciles para estos pintores fue mantener el trazo característico del genio holandés, a la vez que detallaban lo suficiente los rostros para que no perdieran su expresividad en la animación. Otra dificultad para representar las obras fue adaptar los diferentes tamaños de los lienzos de Van Gogh para ajustarse al formato de la película. De los 94 cuadros que aparecen representados en la cinta, destacan en la narración los retratos del doctor Gachet y del cartero Joseph Roulin.

Pero este fenómeno no es exclusivo del ámbito cinematográfico. Las obras del artista también han irrumpido con fuerza en el mundo de la decoración. Un reto nada sencillo, teniendo en cuenta la más que entendible dificultad de reproducir el estilo y las obras de un artista de la talla de Van Gogh.

Aunque es posible conseguir estas obras en diferentes formatos y medidas, el usuario que las adquiere busca habitualmente que sea una reproducción lo más exacta posible a la obra original, aseguran desde Posterlounge, una plataforma especializada en la reproducción de obras de artistas de todos los estilos. “La única fórmula para reproducir este tipo de obras es prestar atención a cada detalle. Para ello es necesario fijarse en el tamaño, material, estructura y los colores que se emplean en la impresión, entre otras cosas”, explica María Dolores Fernández, portal manager de esta compañía en España.

Desde esta plataforma consideran que el material más adecuado para la reproducción de obras clásicas como las de Van Gogh es el lienzo. Para conseguir una reproducción lo más exacta posible, estos expertos tensan la tela del tejido sobre un bastidor de madera, de manera que la superficie lisa mate permite una reproducción exacta de los colores y evita reflejos no deseados sobre el cuadro. “Un aspecto importante en el que fijarse durante la impresión de los lienzos es mirar que los colores tengan una buena saturación. Después, existe también la posibilidad de enmarcarlos con marcos flotantes, lo que otorga a los cuadros una apariencia de museo”, explica Fernández.

Desde Posterlounge revelan que la demanda de los motivos artísticos de Van Gogh ha crecido un 40% en los últimos tres meses. Y añaden que entre las obras más demandadas están: ‘Noche estrellada sobre el Ródano’, ‘Flor de almendro’ o ‘Los girasoles’, por citar algunas de las más importantes.