Pasar al contenido principal
Museos sin fronteras
04December
Artículos

Museos sin fronteras

El 104 Encuentro Anual de Museos Americanos (AAM), celebrado entre el 23 y el 26 de mayo de este año en el Centro de Convenciones de Los Ángeles, California, fue el sitio ideal para examinar cómo los museos pueden servir mejor al mundo globalizado.

 

Este evento, el más informativo y diverso que propugna el cónclave, constituye una legítima expresión de la diversidad y riqueza de identidades del continente. La concurrencia de opiniones se centró en enarbolar la misión de estas instituciones, cuyo objetivo esencial reside en preservar el pasado, definir el presente y educar para el futuro.

 

La ciudad de Los Ángeles, por su condición de metrópoli que alberga más de 20 millones de ciudadanos de 140 nacionalidades y en la cual se habla un estimado de 85 lenguas, ofreció una grata estancia a la comunidad internacional bajo el lema del evento: “Museos sin fronteras”, tema de excelente acogida por el auditorio. Tras más de una centuria de creada, a través de estas reuniones, alrededor de 5 500 profesionales han tenido la oportunidad de aprender acerca de las mejores técnicas dentro del campo de las investigaciones de colecciones, el diseño de exhibiciones, el financiamiento y las innovaciones tecnológicas más avanzadas, todo este acervo propiciado por el AAM, terreno fértil de nuevas ideas y conceptos para los profesionales del área. Los logros en cada cita se consiguen gracias al ambiente de amplio espectro de experiencias y la confluencia de diversas disciplinas.

 

Para Cuba resultó una ocasión especial al inaugurar su presencia en esta oportunidad con una delegación conformada por Ana Cristina Perera, vicepresidenta de Museos del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural; Margarita Suárez, directora de Museos de la Oficina del Historiador de la Ciudad y Moraima Clavijo, directora del Museo Nacional de Bellas Artes, así como Luz Merino, subdirectora técnica; Heriberto Rodríguez, subdirector de Gestión Comercial y Comunicación; Máximo Gómez, jefe de Colecciones y Curadurías, y Roberto Cobas, Curador de Arte Cubano. Gracias a la voluntad y el empeño de Ford G. Bell, Presidente de la AAM, al apoyo de Greats Museums y a la gestión de Stuart A. Ashman se logró la participación del equipo interdisciplinario cubano como colegas en calidad de becarios.

 

El Consejo Internacional de Museos (ICOM) define el término museo como una entidad no lucrativa, institución permanente al servicio de la sociedad y de su desarrollo y desenvolvimiento, abierto al público, que colecciona, adquiere, conserva, investiga, comunica y exhibe con propósito de estudio, educación y disfrute el material tangible e intangible de una nación y su entorno. Estas instituciones públicas o privadas organizan cuestiones básicas permanentes, esencialmente educacionales o de propósito artístico, utilizando un equipo profesional en la realización de las exhibiciones.

 

Para los Museos de la AAM, el Código de Ética tiene como común denominador contribuir, desde las colecciones que atesora y preserva, a educar al público y ayudar a interpretar las diversas cuestiones que acontecen en el universo. Toma en cuenta un amplio espectro en variedad y tipos de museos, incluyendo los privados y estatales de diversa índole, tales como: antropología, arte, historia natural, historia, acuario, conjunto de árboles, centros de arte, jardín botánico, museos para niños, sitios históricos, centros naturales, planetarios, centros de ciencia y tecnología y zoológicos.

 

Los museos de América son instituciones culturales y educacionales diversas que, dentro de la comunidad, se comportan como sitios implementados para la protección de la memoria histórica. Se ocupan de la exhibición de obras maestras de la historia del arte, de la interpretación de la historia, de nuestro mundo natural y de los acontecimientos científicos en sentido general, así como de mostrar los descubrimientos más recientes y facilitar el aprendizaje de nuevas tecnologías y expresiones del mundo de la cultura.

 

El programa de la AAM este año tuvo más de 160 sesiones dentro de un amplio rango de tópicos tratados. Tras la visita guiada al Centro de Convenciones, se abrió el Salón Internacional para uso de los delegados y, por primera vez en la historia de la AAM, se ofrecieron diez conferencias con traducción simultánea al español y chino, distribuidas en las diferentes sesiones diarias. Se ofrecieron, además, dos conferencias magistrales referidas a la identificación con las raíces a partir de la procedencia de sus progenitores: una, el discurso de apertura llevado a cabo por la poeta, novelista y ensayista neoyorquina Julia Álvarez, descendiente dominicana; otra, la participación de la norteamericana escritora de ficción Amy Tan, de origen chino; ambas integrantes del AAM y autoras de numerosos títulos, cuyas historias contadas encuentran conexión entre comunidad, identidad cultural y el poder de la imaginación. Posteriormente se presentaron varios de sus libros.

 

Fueron impartidas las conferencias: “Cómo armar un museo” que, organizada mediante un grupo de charlas, evaluó desde varias perspectivas, las iniciativas implementadas y la mejor manera de construir nuevos museos, así como renovar y expandir colecciones existentes, formar el staff y otros recursos, necesidades que afronta la nueva generación de profesionales en las prácticas actuales de los museos; “Formación de una nueva generación de profesionales”, se propuso habilitar personal tanto para las tareas tradicionales, el manejo de la conservación y las colecciones como para el abordaje de habilidades que implementan nuevas y futuras tecnologías; “Museos comunitarios”, asumió un tema novedoso: el reto de crear museos comunitarios que sirvan para ofrecer colecciones culturalmente específicas, con historias narrativas y otras del sitio que generen un diálogo con la comunidad que promueva audiencias diversas; “Asociaciones de museos internacionales”, abordó las perspectivas que ofrecen estas sociedades para crear programas, compartir exhibiciones y staff, que enriquecen tanto al museo como a sus programas públicos; y “Capacitando a una nueva generación de profesionales”, concibió un examen de los retos de los especialistas, tanto de los museos como de otros organismos culturales, para documentar, interpretar y conservar la cultura de su comunidad.

 

Los otros espacios abordaron asuntos generales de actualidad como: “Digitalización de colecciones e Internet”, acerca de los datos que deberían estar disponibles con libre acceso así como las objeciones para la digitalización de determinada información e imagen; “Colecciones, ética y patrimonio”, sobre la ética implicada en la colección de cultura material para representar a la cultura indígena tanto en museos nacionales como en museos de tribus e indígenas; “Normas internacionales para el cuidado de las colecciones”, comparaciones y contrastes de estas normas de acuerdo con su ubicación geográfica; “La vida en un mundo material”, sobre principios y prácticas de identificación de materiales más seguros y estables en la creación de archivos para el cuidado de las colecciones así como aspectos relativos a elementos de apoyo e iluminación y, por último, “Conservación preventiva y manejo de colecciones”, referida a las opciones más económicas para habilitar los ambientes con componentes idóneos en el almacenamiento de las colecciones.

 

En este conjunto de opiniones e ideas radican los fundamentos educacionales, en la cual líderes de la comunidad internacional de museos expusieron interesantes temas de carácter general con un cúmulo de información actualizada al respecto. Con el mismo objetivo, se ofrecieron varios encuentros con perspectivas transculturales orientadas a los participantes internacionales.

 

Dentro de las múltiples acciones desplegadas se ofreció una fiesta de bienvenida en el Museo de Arte Contemporáneo (MOCA), una visita el Museo Getty y al Museo de Arte Latinoamericano, así como a otros centros importantes en el contexto de los museos internacionales, con una esencial línea educacional en el uso e interpretación de los objetos y/o sitios presentados al público en sus exhibiciones, que cuentan en su haber con un apropiado programa de documentación y cuidado del uso de sus colecciones. Se ofreció una visita al Museo GRAMMY, una mesa redonda para los asistentes de China así como para los participantes de habla hispana.

 

En estas sesiones se examinaron los cambios y oportunidades de nuevas investigaciones en una audiencia diversa que acogió a las culturas no tradicionales ya que en el desempeño de los museos se deben crear conexiones culturales de todo tipo. En estos lazos se destaca la preeminencia por abarcar el lenguaje de museos que corresponden a Asia y América Latina donde profesionales de museos internacionales colaboran como contraparte de 50 estados, de más de 40 países.

 

La ciudad de Los Ángeles ofreció la posibilidad de visitar más de sesenta museos que se mantuvieron abiertos para recibir a los participantes de la conferencia dando una rica y diversa visión del mundo cultural de esta zona de los Estados Unidos, con ejemplos notables: LACMA, California Science Center, The Getty, Museum of Tolerance, Japonese American Nacional Museum y Museum of Latin American Art, entre otros. Existen otras muchas instituciones en los Estados Unidos que exhiben objetos tangibles, animados o inanimados, entre los que se cuentan el Zoológico de San Diego, el Museo del Desierto y el Museo de la Memoria, entre otros.

 

Dentro de las actividades generales se exhibió un ensayo documental sobre la plástica cubana y la labor de los museos en ese país realizado por Greats Museums, apreciado ya por más de 24 millones de personas en el mundo y revelador e instructivo para los participantes en esta cita.

 

Gracias a la iniciativa internacional de la AAM, esta reunión le propició a los participantes la posibilidad de conocer y entrar en contacto con colegas de todo tipo de museos de la Unión Americana y con un grupo de profesionales de distintos países del orbe, lo que favoreció las relaciones interinstitucionales y el intercambio de exposiciones, así como establecer contactos personales, oportunidades todas que contribuyen a favorecer los lazos de comunicación entre los participantes de la conferencia.

 

Se pudo visitar la MuseumExpo™, la cual contó con casi 350 exhibiciones de compañías mundiales que prestan servicios a los museos. La muestra incluyó arquitectos, diseñadores de exhibiciones e iluminación, servicios de empacado y embalaje, proveedores de software, consultores, servicios educativos y vendedores de materias primas para la conservación, entre otros muchos especialistas. Constituyó una oportunidad para conocer las nuevas tendencias en materiales, tecnologías y soluciones para el trabajo museístico, reunidos en un mismo espacio.

 

En Los Ángeles se advirtió cómo este encuentro se abre a nuevas comunidades, y atrae a los jóvenes. El próximo año el encuentro será en Houston. Será el momento para preguntarse ¿En qué punto estamos? ¿Cuáles son los retos? ¿Qué necesitamos? ¿Cómo podemos asumirlo? Éstas, entre otras interrogantes, se someterán a debate, y la AAM valora ya la necesidad de incorporar nuevas audiencias que representen otras culturas y naciones para insertar diferentes conocimientos e interrelacionarlos, requisito indispensable para alcanzar el desarrollo. Los museos están en la vanguardia de este esfuerzo por ofrecer siempre la ocasión de aprender, labor decisiva en la cultura de las naciones.