Pasar al contenido principal
Un tributo a la manera de Toirac en Galería Acacia
17September

Un tributo a la manera de Toirac en Galería Acacia

Cuando podía suponérsele ocupado en la exposición que, como ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas 2018, deberá presentar el próximo diciembre en el Museo Nacional de Bellas Artes, José Ángel Toirac responde a la invitación de la galería Acacia mostrando obras, incluso, de reciente factura.

Con un título que parafrasea al que dio René Magritte (Esto no es una pipa) a aquel lienzo suyo de finales de los años 20, Esto no es un tributo, la muestra que el artista guantanamero mantiene abierta allí hasta el 8 de noviembre, constituye no obstante un homenaje a Fidel Castro Ruz, histórica figura que junto a la del Che Guevara ha sido revisitada por él en numerosas ocasiones.

 

Serie Avanzada (1991-1993)
Serie Avanzada (1991-1993) 

 

Así lo confirman las piezas de la serie Avanzada (1991-1993) que dan la bienvenida al visitante, las cuales marcan el comienzo de lo que posteriormente sería un sello en el quehacer de Toirac: la recreación de fotografías publicadas en medios oficiales. También aparecen otras de la serie Gris (1996-2010), en la que este autor superpuso varias capas de imágenes igualmente difundidas con anterioridad en periódicos y revistas.

 

Sin título. De la serie Gris, (1996-2010) Óleo sobre tela.
Sin título. De la serie Gris, (1996-2010) Óleo sobre tela. 

 

Posterior a dichas pinturas, Toda la gloria del mundo (2012), la instalación situada al centro de la sala, deviene especie de síntesis conceptual del conjunto, a la que se suma desde su protagonismo espacial el texto Axis mundo (Eje del mundo).

En el segundo salón de la Acacia, se agrupan obras de más reciente data y mayor conceptualización. Una de ellas lo es la instalación Decálogo (2007), conformada por diez torres de papel, en cada una de las cuales el visitante puede leer una aleccionadora frase de Fidel. Tan polisémica como el resto y compuesta por noventa imágenes - igual al número de años que vivió el líder- la serie Acto de última voluntad (2017-2018) ubicada a continuación, presenta en impresiones digitales sobre PVC el cotidiano tributo post mortem de que éste es objeto, pese a su deseo expreso.

 

Decálogo (2007) Impresión sobre hojas de papel.
Decálogo (2007) Impresión sobre hojas de papel.

 

A lo largo de casi toda la pared de enfrente, 365 origamis, hechos con páginas de las ediciones del periódico Granma comprendidas entre el 26 de noviembre de 2016 y el 25 de noviembre de 2017, primer año de la ausencia física del dirigente, forman la serie El coleccionista de cada día después (2016-2019); a la que sigue la pieza titulada Obsesión (2009), con marcas de conteo hechas en pan de oro, coincidentes tal vez con los 368 atentados de que fue objeto el entonces mandatario a lo largo de su vida.

Cierran la exposición Memento mori (2006-2016) con ejemplares del periódico Granma correspondientes al período en que Fidel no detentó cargos públicos y la video instalación Opus (2005), en la que el artista destaca la pericia del líder en cuanto al manejo de datos estadísticos durante sus intervenciones.

 

El mejor homenaje (Yo quiero cuando me muera..), 1996 Óleo sobre tela.
El mejor homenaje (Yo quiero cuando me muera..), 1996 Óleo sobre tela.

 

En Esto no es un tributo José Ángel Toirac vuelve a presentar una personal y respetuosa interpretación de nuestra historia, a través de una de sus más relevantes personalidades. Ofrece, asimismo, la posibilidad de constatar un talento en ascenso mediante esta muestra que dejará la vara alta para la cita de diciembre.

 

Sin título. (1991) Óleo sobre tela
Sin título. (1991) Óleo sobre tela

 

En portada: El coleccionista de cada día después (2016-2019)