Pasar al contenido principal
Una nueva mirada a la reina María Antonieta
17May

Una nueva mirada a la reina María Antonieta

Como parte de las celebraciones por el Día Internacional de los Museos, y la cuarta edición del mes de la Cultura francesa en Cuba, este 17 de mayo, el Museo Nacional de Artes Decorativas de El Vedado habanero inaugurará la exposición María Antonieta: Impronta de una Reina, acción con la que la institución celebrará también su aniversario 55.  

La controvertida imagen de la más tristemente célebre de las reinas francesas estará dada en la muestra desde la visión que han ofrecido las artes decorativas, a través del tiempo de su figura, modo de vida, manera de hacer, y estilo, y se incorporan aportaciones de artistas contemporáneos, que ofrecen su visualidad sobre este personaje histórico en pleno siglo XXI. 

Maria Antonieta, impronta de una reina ha sido coordinada por el Instituto Cultural Internacional (ICI), de Francia, y conformada por piezas del Museo Nacional de Artes Decorativas y de coleccionistas privados franceses. 

Porcelanas, biscuits y esculturas evocarán a la soberana de Francia en el estudio del curador cubano Gustavo López con el cual dialogará la idea de Olivier Perpoint, especialista del International Cultural Institute, que propone Noli me tangere ( frase en latín que significa No me toques) una instalación-laberinto de la artista emergente francesa Alice Guittard (Niza, 1986).

Guittard traslada la mirada contemporánea hacia la reina guillotinada que tan famosa y contradictoria ha sido en todo el mundo hasta nuestros días, y exhibirá una instalación-laberinto que la cuestiona, y refiere a la fantasía que ella y su destino han producido en la historia universal.

La obra de Guittard se basa en un trabajo de investigación literario, arqueológico y aleatorio, a partir de la exploración de numerosas colecciones públicas francesas.  

La instalación propone un laberinto de grandes paneles de seda impresos, una serie de tazas, en referencia a las entregadas en 1788 por la Manufactura de Sèvres para la lechería del Château de Rambouillet; cristales espejados de Murano que remiten a la Capilla expiatoria de la Conciergerie, en la cual pasó la reina francesa sus últimas horas de vida, y una escultura asociada a la frase atribuida a la reina: «Si no tienen pan, ¡comen brioche!», poco conocida más allá de las fronteras galas, aunque no está comprobado que haya sido dicha por ella.

María Antonia Josefa Juana de Habsburgo- (Viena, 2 de noviembre de 1755-París, 16 de octubre de 1793), más conocida bajo el nombre de María Antonieta de Austria, fue juzgada, condenada por traición, y guillotinada el 16 de octubre de 1793, nueve meses después de la ejecución de su marido, Luis XVI; es una de las figuras universales más cuestionada; fue muy impopular y odiada por el pueblo francés; criticada por el lujo desenfrenado de la Corte que regía; se ganó los apelativos de «Madame Déficit» y «loba austriaca».

Pero fue también una mujer presa de sus circunstancias; en la exposición de Guittard la regente no está vista como una figura altiva, intocable y distante a pesar del título, Noli me tangere, sino como una mujer inmersa en sus conflictos, una mujer que ha sufrido y esto es lo que distingue la artista en su propuesta que también estará en  su versión virtual en Artsy.net.

 

Cartel del mes de la cultura francesa en Cuba 2019

 

Le puede interesar: 

Notre Dame revive en Cuba