# # Skip to main content
ArtBo 2019: Santiago Cancino, un constructor de materiales… ¿políticos?
20September
ArtBo

ArtBo 2019: Santiago Cancino, un constructor de materiales… ¿políticos?

Las ferias de arte son lugares de encuentros muy especiales. Del espectador con las obras, de los artistas con nuevos amigos, y sorpresas que pueden cambiar sus destinos, los galeristas con compradores, especialistas y disímiles oportunidades donde colocar las piezas expuestas, de los críticos que descubren caminos singulares dentro de la historia de la plástica que es infinita. Porque cada artista crea mundos desconocidos para los demás, esos que yacen dormidos dentro de sí y salen a flote con las piezas, en el alma de las obras. Por tanto, entrar en estos recintos repletos de sueños realizados en Arte es como cruzar el umbral hacia nuevas realidades.

En el camino de ArtBo 2019 no son pocas las oportunidades de quedar atrapado en las redes artísticas que nos tienden, a cada paso, las galerías con sus creadores. Uno de ellos, Santiago Cansino (Chile) quien expone con la  española ATM Contemporary Art, de Gijón resulta un interesante imán que atrae desde la primera mirada… Y es que las piezas presentadas exhalan un aire camaleónico que obliga al espectador a acercarse, querer tocar las piezas para indagar acerca de lo que está observando.

Son ellas: Afronte, construida con dos bloques de espuma fenólica (oasis) que al verlas uno piensa en un pedazo ¡de piedra!, Estado, cercas de concreto utilizados comúnmente para delimitar espacios en el campo, y Columnario, cartón con piezas de aluminio y mármol... “Esta última trata acerca de una investigación que realicé de las fachadas de edificios públicos en Santiago de Chile. Recorro el casco histórico, veo aquellos materiales que me interesan para el proyecto, entre ellos, el mármol, porque muchas de estas construcciones tienen revestimiento de mármol chino, e hice muchas obras con ellos.”

Y confesó que siempre ha sentido en esos edificios un carácter emblemáticamente militar, sobre todo en los de Santiago. Y es que en la época de Pinochet se potenció la idea de glorificar estos iconos de guerra de los capitanes… El golpe militar alude a un grupo social, el de la clase rica que se define como derecha, añadió. Y le parece insólito –dijo- que tengan ese carácter arquitectónico tan rígido adornado con forjas de acero, puertas gigantes como fortificaciones con escudos de protección, que da cierta organización. “Mi intención con respecto a esto es crear una idea del poder en los sistemas constructivos”.

 

Artista chileno Santiago Cancino galeria ATM Contemporary Art

 

Grabando conceptos con los materiales

Dialogando con el joven creador –graduado en grabado de la Universidad de Chile-, uno va despejando incógnitas en cada frase. Hasta ArtBo llegó ahora, según contó, pues, el pasado año participó en un proyecto artístico en El Dorado titulado Unidad mínima que se abrió paralelo a la Feria de Bogotá. Por allí pasó el director de la galería española ATM Contemporary Art, Diego Suárez Noriega, y se interesó por su trabajo Escudo. Ahí comenzó la historia que se hizo realidad en esta edición 15ta. de ArtBo, donde ha encontrado un lugar singular para mostrar sus interesantes e imaginativas creaciones.

Otra característica que emerge de sus trabajos es la capacidad del artista de transformar/enmascarar los materiales, o más bien dar una impresión que no es. En relación con la pieza Afronte, dijo, le atrajo que un material tan frágil (espuma fenólica) le permitiera hacer huellas en él, una suerte de incisiones como en la gráfica. En Santiago de Chile inició esa labor. Iba a los edificios y con la espuma sacaba las huellas de esas construcciones: flores, escudos… “me di cuenta que era un material muy blando que permitía “grabar” en él esas marcas que daban la impresión después, de ser un material muy duro. Me ofrecía la posibilidad de construir esa idea de ¡un bloque de concreto!, que pareciera al final un material muy pesado, fuerte”. Ello me sirvió para dar vida en mi obra a esa contradicción o dualidad: que pareciera algo muy fuerte, pero que en realidad fuera muy blando; que semejara duradero y fuera efímero: que se sintiera eterno y en realidad se destruyera rápidamente… Y lo comparo entonces con los bloques sólidos de los edificios. A esta pieza que muestra en Bogotá, le hizo afrontes con los pedazos de concreto encontrados en la capital colombiana, “por eso se ve como una roca… verde”. Pareciera entonces que la pieza va a durar mucho, pero con el tiempo la espuma fenólica se convierte en polvo. Y sigue viviendo el material, NO se deshace, comentó. Es el problema de los derivados del petróleo, ¡que nunca mueren! “Aludo con ello a introducir el material en los emblemas: es importante porque al final va a durar mucho. El emblema se modifica al fin…” Como estudio grabado, que al final es huella, impresión, máquina, torcedura… “una guerra química es el grabado”, acotó con fuerza. Por ello, ahora cambia los materiales en el volumen con la estructura de la gráfica.

La ciudad como brújula creativa

Su labor, al fin y al cabo está ligada intrínsecamente a la ciudad. “Me interesa mucho porque en ella encuentro situaciones, investigo sus huellas en el concreto y me transforma en una especie de investigador de fenómenos citadinos, expresó con pícara sonrisa. Siempre le ha gustado investigar al máximo en el grabado cada detalle minuciosamente. “Investigar, primero, y especular, después, pues siempre me parece que falta algo, para seguir indagando”.

Cuando llega el instante de definir sus ¿obras? detiene el dialogo y subraya: Objetos, no les puedo definir un nombre concreto. No es grabado ni escultura, pues más que nada tiene relación con el objeto, la forma en que uno construye las cosas que tienen que ver con la manipulación, señaló.
En el clímax del dialogo apareció la pregunta: ¿Cómo clasificarías tus trabajos?

Cambia el rostro, mira hacia los adentros buscando un asidero específico, el término exacto para dibujarla en palabras…”Es muy difícil clasificarme. Trabajo con el concepto y trato de entender el arte como que es expansivo, y a medida que la industria avanza, los materiales crecen, y los procesos de creación deberían desarrollarse a ese ritmo en el arte contemporáneo hoy día. No podría entonces volver atrás. A veces me preguntan: ¿Por qué no haces grabado? Yo sé grabar, conozco los materiales, pero ahora el material me tiene que significar algo para utilizarlo. Si no, no me sirve para crear. Yo elijo los materiales que tengan una carga… política, y hago sonetos a un sistema constructivo (risas). Puedo entonces clasificarme: soy un ¿Constructor de materiales políticos?. 

Le puede interesar: 

ArtBo 2019: formas, colores y letras impresas cubanas

ArtBo, semilla fértil que broto en… ARTE

ArtBo, una colmena artística

Artbo 2019. Eduardo Ramírez Villamizar: Imperativos del instinto artístico