Skip to main content
«Artesanía dominicana de este siglo» en La Habana
04March

«Artesanía dominicana de este siglo» en La Habana

La exposición «Artesanía dominicana de este siglo» quedó inaugurada en la Galería Mariano de la Casa de las Américas, como cierre al programa de actividades conmemorativas por el 175 aniversario de la independencia de la República Dominicana que tuvo lugar en La Habana desde el pasado 20 de febrero.

Con el auspicio  de la Embajada en Cuba de esa nación caribeña, la muestra tributa también a la celebración  de los 60 años de fundada la Casa de las Américas y es el resultado de la labor de la Dirección Nacional de Fomento y Desarrollo de la Artesanía (FODEARTE), institución adscripta al Ministerio de Industria y Comercio dominicano, que a través de su proyecto Unidades Productivas Artesanales (UPA).

Las UPA coordinan y dirigen programas de formación en las diferentes técnicas artesanales para el desarrollo de productos asociados a la identidad cultural y memoria histórica de las comunidades donde se aplican, con el propósito de que las mismas se inserten en el sector productivo cultural de esa nación.

«Artesanía dominicana de este siglo», recoge 60 obras, en su mayoría tallas en madera, creadas por grupos comunitarios de las UPA y otras intervenidas por el colectivo de profesores de FODEARTE, entre las que destacan las piezas de artesanía épica e histórica, inspiradas en  la profunda unión entre Cuba y República Dominicana, vinculadas a la  Casa del Manifiesto de Montecristi y la estrecha relación entre José Martí y Máximo Gómez, héroes de la independencia cubana.

 

Machete de Máximo Gómez,  Montecristi; cuero vacuno, madera y fibra, e imagen  de José Martí y Máximo Gómez tallada  en madera
Machete de Máximo Gómez,  Montecristi; cuero vacuno, madera y fibra, e imagen  de José Martí y Máximo Gómez tallada en madera

 

Asistieron a esta inauguración Joaquín Gerónimo Berroa, Embajador de la República Dominicana en Cuba, Pedro Ureña, Ministro Consejero de esa sede diplomática, y  otros representantes del Cuerpo Diplomático acreditado en La Habana.

 

Joaquín Gerónimo Berroa, Embajador de la República Dominicana en Cuba
Joaquín Gerónimo Berroa, Embajador de la República Dominicana en Cuba

 

Pedro Ureña en las palabras de apertura expresó: «Esta exposición podrá ser sorprendente para algunos. Nuestro gobierno ha dicho “Hacer lo que nunca se ha hecho” y en este sentido estamos  fomentando el desarrollo cultural y socioeconómico de las comunidades de la República Dominicana».

Agradeció seguidamente a la Casa de las Américas por el apoyo brindado para el montaje de esta exposición y para la realización del resto de las actividades que se han llevado a cabo en el contexto de la Semana de la Cultura Dominicana en La Habana.

Luego, Miguel Pimentel Schouwé, director ejecutivo de FODEARTE, comentó que en algunas comunidades dominicanas no existe un producto artesanal, como es el caso de la ciudad de Montecristi, histórico lugar donde se firmó el 25 de marzo de 1895 por José Martí y Máximo Gómez el Manifiesto de Montecristi, piedra angular programática de la Revolución del 95 en Cuba.

 

Miguel Pimentel Schouwé, director ejecutivo de FODEARTE
Miguel Pimentel Schouwé, director ejecutivo de FODEARTE

 

Explicó entonces que muchas de estas poblaciones son muy humildes y no tienen posibilidades de producir más allá de las capacidades de la propia comunidad pero atesoran en el imaginario colectivo sus valores culturales, históricos, épicos y tradicionales.

«Les estamos enseñando  a  los miembros de estas comunidades que sí hay cosas que pueden hacer ya que tienen estos valores culturales, y además a descubrir  las materias primas con que cuentan pues existen excedentes de mármol, maderas preciosas y también fibras, semillas y otras, que sirven para realizar los productos artesanales. Nosotros no llegamos a imponer ideas, sino  a crear a partir de la identidad, la historia y el imaginario popular de cada lugar».

Dijo además que llevan a cabo una construcción colectiva, donde nace una dinámica de confianza en la que alumnos y profesores trabajan como iguales: los profesores aportan el conocimiento de  las técnicas artesanales y los habitantes de las comunidades el dominio de su memoria y costumbres.

«Se descubren entonces las grandes potencialidades de algunos para la creación, los cuales se convierten en líderes de las comunidades; muchos de estos creadores, representados por sus trabajos en la muestra, ya han obtenido el certificado de la Asociación Nacional de Artesanos y varios de esos grupos ya han tenido importantes pedidos de cadenas comerciales nacionales para comprar sus artesanías y ponerlas allí a la venta».

Llamó la atención acerca del crecimiento turístico de República Dominicana, que alcanza cerca de 7 millones de turistas al año, «lo que nos obliga a que la cultura se ponga en escena»  y añadió que «esta artesanía que está naciendo con su carga identitaria va a contrarrestar la avalancha de productos plásticos importados al país y para enfrentarlo los artesanos necesitan asociarse».

La exposición «Artesanía dominicana de este siglo», resultado de un hermoso proyecto cuyo beneficio cultural y aporte a la memoria histórica supera el necesario despegue económico que significa para las comunidades dominicanas, estará abierta al público en la Galería Mariano hasta el mes de abril.

En portada: Marchanta, Duvergé; papel marche  

Le puede interesar: 

Artesanía dominicana en suelo hermano