# # Skip to main content
La inspiración de los Umbrales en Arte Continua
19September

La inspiración de los Umbrales en Arte Continua

El libro de los Pasajes, considerada por muchos la obra cumbre del filósofo alemán Walter Benjamín (1892-1940), ha sido la fuente inspiradora de la exposición colectiva Umbrales, abierta al público hasta el próximo 15 de noviembre en Arte Continua, institución ubicada en pleno corazón del habanero Barrio Chino.  

Siete renombrados artistas contemporáneos cubanos fueron invitados a pensar en ese punto de inflexión al que, desde lo metafórico o literal, apuntaba en su obra el teórico al analizar los elementos urbanísticos y sociales de la ciudad de París, entendida por él como la capital del siglo XIX.

Ese punto de partida, que bien pudiera ser el límite entre un espacio y otro; o el que por la acumulación de experiencias marca un salto hacia una nueva forma de pensar, es al que fueron convocados René Francisco, Carlos Garaicoa, Osvaldo González, Orestes Hernández, Juan Carlos Alom, Eduardo Ponjuan y Alejandro González.

Algunos respondieron adecuando al espacio obras que ya habían sido mostradas anteriormente, como en el caso de la titulada Camino, de Osvaldo González (Camagüey, 1982), especie de túnel hecho con cinta adhesiva y luz led, a través del cual el visitante transita hacia la gran sala donde exhiben sus piezas otros de los autores.

 

Osvaldo Glez, Camino
Osvaldo Glez, Camino

 

La antes mencionada, tiene antecedentes en los muros que realizó en 2017 en Francia, precisamente durante las celebraciones por el décimo aniversario de Galería Continua; así como en los que concibió a inicios del actual año para su exposición personal El principio de todo en la habanera Galería Servando.

También de este artista se exhibe la serie Hábitat II la cual refleja, en la misma técnica, su concepto individual de la ciudad a través de cinco de los espacios en los cuales ha vivido en los últimos 15 años.

El Premio Nacional de Artes Plásticas 2010, René Francisco (La Habana, 1969), trajo a Umbrales sus Hilos de agua, especie de trampolines concebidos con tubos galvanizados, versión de los presentados en 2002 en una calle de Alemania, imaginando a las personas que pasarían por debajo de ellos “como un agua histórica que fluye dentro de la ciudad”.

 

René Francisco, Hilos de agua
René Francisco, Hilos de agua

 

Merecedor años más tarde del alto reconocimiento que confiere en Cuba el Consejo Nacional de las Artes Plásticas, cada tres minutos y medio Eduardo Ponjuan (Pinar del Río, 1956) aporta, con El lado oscuro, el sonido de una angustiosa respiración que invade el recinto; símbolo de resistencia ante la muerte que también alude a la evolución del inmueble, concebido originalmente como cinematógrafo.

Colocada en lo alto de la sala, una malla metálica en la que delineada con vasos plásticos se lee en grandes caracteres la palabra ILUSIÓNATE; es la propuesta homónima de Orestes Hernández (Holguín, 1981), en la cual confluyen “el espíritu de la propaganda, el grafiti y las expresiones sociales”.

Con obras de dos de sus series: Lo viejo y lo nuevo (2010) y New Economy, Old Mentality (2011); así como con la pieza Birbiloque (Malecón IV), en las que se vale de maquetas y fotografías, Carlos Garaicoa (La Habana, 1967) continúa reflexionando en esta muestra sobre el antes y el después de la ciudad, como ente físico y social.

 

Carlos Garaicoa, Birbiloque
Carlos Garaicoa, Birbiloque 

 

Un título que recuerda a la novela de William Faulkner, Palmeras salvajes, es el que dio el fotógrafo Alejandro González (La Habana, 1974) al grupo de imágenes con paisajes de la urbe, en los que ocupan un primer plano ejemplares de su arbolado en distintos estadios, como para recordarnos que “nada crece tan fácilmente y nada muere del todo”.

 

Alejandro Glez, Palmeras salvajes
Alejandro Glez, Palmeras salvajes 

 

También a la curaduría de Lorenzo Fiaschi y Niurma Pérez, responde la película en 16 mm La corriente asesina de Juan Carlos Alom (La Habana, 1964), quien desde un cine experimental nos aproxima a las peripecias que, tanto a escala personal como colectiva, enfrentan los habitantes de la ciudad.

Hasta su clausura, la exposición estará acompañada por una serie de eventos relacionados con ella, entre los que figuran charlas con los artistas y talleres para niños de todas las edades.

En portada: Ilusiónate, de Orestes Hernández

Le puede interesar: 

"Permiso para el cóctel" en Arte Continua Habana

Galleria Continua también lleva arte cubano a Art Basel