Pasar al contenido principal
Gustavo Solar & Carlos Martiel en Open field /campo abiertO
11June

Gustavo Solar & Carlos Martiel en Open field /campo abiertO

Peras de OlmoArs Continua abre las puertas en este 2013 con el IV volúmen de la Serie Open field/ para curadurías y obras de arte acción y performance, en su segundo año consecutivo, presentando por primera vez en Buenos Aires a dos artistas profundamente comprometidos con la práctica. El 25 de mayo del 2012, Gustavo y Carlos iniciaron desde Chile y Cuba respectivamente su camino de encuentro, y esto, el camino y el encuentro, devinieron en expansiones y exploraciones de vida-y-obras “...devenir de dos cuerpos, sus territorios y la problemática de crear un cuerpo de obra en conjunto desde lo biográfico.”(Ernesto Proaño).  Como parte de esta serie, el próximo 15 de junio, los artistas ofrecerán un conversatorio sobre el proceso de trabajo.

 

A continuación, declaraciones de los artistas sobre este nuevo proyecto:

 

Este proyecto se forja del interés mutuo de reflexión y posicionamiento de  nuestros cuerpos como realidades en potencia a través de sus acontecimientos vinculados, desplegados y abiertos. Subyacente a las relaciones de fuerzas formadas por nuestras experiencias en conjunto.

 

Las acciones de este proceso han sido tomadas como vórtices de un relato en dialogo consciente y problematizado, de incidencia en un territorio abstracto y un espacio físico- material. Que nos desafía a visualizar las (re)significaciones de ese espacio liminal de complicidad mutua, determinado por las circunstancias contextuales. Los planos de realidad compuestos por el desplazamiento, la construcción del otro, el (des)arraigo; y  toda una dermis de sistemas e hilares  que se complejizan situando el cuerpo en el real espacio de corporalidad.

 

La relación de pareja y sus fronteras políticas, conforman categorías que se exhiben decodificándose rápidamente. Lo resistente en este tipo de vinculo (así como en otras maneras de vinculación humana), es el lenguaje a partir del cual se conforma un tercer cuerpo dialogante (un espacio de subjetivación compartida). Es precisamente en ese lugar de calor semántico donde nace “De la bilis al fuego”, es un proyecto que se expulsa a si mismo desde un proceso real de experimentación cotidiana y de activación estética. Lo que nuestra relación nos ha entregado, recíprocamente ha convergido en circuito disparado de comunicación ampliada. El espacio de lo sensible queda sintetizado para dar acceso a la materia prima de ambos, un espacio donde el acontecimiento se transforma en pliegues de discursos, transformándose mientras se experimenta a sí mismo.”

 

Fuente: Peras de OlmoArs Continua