Pasar al contenido principal
Bitácora de un solsticio homologado
24December

Bitácora de un solsticio homologado

Las olas arremeten contra el Malecón y las aguas hacen del Prado y sus alrededores un inmenso lago. Se ha advertido a la población sobre el peligro de una baja extratropical, con viento y lluvia. Pero a unos pocos cientos de metros del litoral, en los pisos superiores de la Embajada de España en Cuba, parece como si nada pasara. O sí pasa: se celebra el Festival Solsticio, «El día más corto y la noche más larga», con música, microteatro, cine, diseño… y mucho más. Comenzó a las tres de la tarde y nadie sabe a ciencia cierta a qué hora concluyó.

Antes de la puesta del sol hubo de presentarse el Calendario 2019, dedicado a los 500 años de la fundación de La Habana, con idea original y diseño de Marwin Sánchez, curaduría de textos de Marcel Lueiro, coordinación de Irina Bernal e impresión y fotomecánica de Selvi Artes Gráficas, en Valencia. El almanaque fue realizado con diseños de los ilustradores Dieiker Bernal, Miguel Alejandro (Monkc), Yaimel López, Eric Silva, Darwin Fornés, Edel Rodríguez (Mola), Idania del Río, Ramiro Zardoya, Nelson Ponce, Roberto Ramos, Liz Capote, Raúl Valdés (Raupa) y el propio Marwin. Contiene fragmentos de obras de los escritores Eliseo Diego, Pedro Juan Gutiérrez, Fina García Marruz, Alejo Carpentier, Enrique Cirules, Roberto Friol, Roberto Fernández Retamar, Nicolás Guillén, Leonardo Padura, Karla Suárez, Reina María Rodríguez y Rubén Martínez Villena.

Luciano Castillo, director de la Cinemateca de Cuba, fue el compilador de Bitácora del cine cubano, un ambicioso proyecto editorial que ha contado con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), el Ministerio de Cultura y Deporte de España y la Filmoteca Canaria. Del volumen se rifaron quince ejemplares en el Festival Solsticio, con la conducción de la cantante Telmary y la presencia de Luciano, quien habló a Arte por Excelencias sobre el particular: «Bitácora… es un viejo sueño de Héctor García Mesa, el fundador de la Cinemateca de Cuba, quien siempre anheló la existencia de un catálogo general de la producción del cine en Cuba, tal fue su título durante años, y fue creciendo el proyecto. Finalmente hemos logrado publicarlo gracias a Ediciones La Palma, Madrid, que tiene una colección dedicada al cine cubano. Estamos presentando los tres primeros tomos: uno dedicado al cine de la República y el segundo a la ficción y la animación. El tercero abarca el Noticiero Icaic Latinoamericano, la Enciclopedia popular y otras producciones realizadas por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos. El cuarto tomo, que no ha salido aún, tiene como tema el cine documental. Y habrá un quinto que compilará la producción surgida al margen del Icaic».

Mientras los agraciados por la suerte se llevaban los tres tomos del libro de Castillo, en la cúpula de la casona de Cárcel esquina a Zulueta se realizaba el espacio Microteatro, esta vez con las actrices españolas Marika Pérez y Vanesa Schlegel, con la puesta en escena de Homologada, una divertidísima pieza de Juan Jesús Sánchez Amate. «La adaptación la hemos hecho justamente para este Festival —me dice Marika, también en exclusiva—. Ya se habían trabajado algunas partes de esta obra, pero es la primera vez que la hacemos completa, y la primera ocasión en que la hacemos juntas».

El cine tuvo su espacio en una pantalla colocada en la terraza este de la sede diplomática. Fueron exhibidos los cortometrajes Por un beso (David Velduque), Voice over (Martín Rosete), Hogar, dulce hogar (Carlos Polo), La boda (Marina Seresesky) y Desciende (Pablo Villalogos, presente en la velada), además del animado Cuerdas (Pedro Solís García). La actriz cubana Yailene Sierra, protagonista de La boda, declaró a los presentes: «Marina y yo hemos tenido la experiencia de la emigración. Este corto es un homenaje a todas las personas que desde la distancia hacen su mayor esfuerzo para mejorar la vida de los seres queridos que han dejado atrás».

Jorge Albi —locutor de radio, presentador y artista español-cubano que se califica a sí mismo como «un ser excepcional… a ratos»— demostró en la terraza norte su faceta de disc jockey. «Queremos celebrar con todos vosotros —expresó— el día más corto y la noche más larga. Hoy el mar, al que hemos glosado en tantas ocasiones, nos ha hecho alejarnos de ese Malecón querido y entrañable. Exorcizamos a los vientos, a los mares que rugen y a las tempestades para decir: ¡Viva el solsticio de invierno, viva España y viva nuestra querida Habana!».

El cierre, por si era poco lo ofrecido para despedir este 2018, estuvo a cargo de Alain Pérez y su grupo. Minutos antes, Arte por Excelencias abordó a Jorge Peralta, consejero cultural de España en Cuba, quien respondió amablemente a nuestras preguntas. «Ha sido una gran experiencia —expuso—, estoy disfrutando mucho de La Habana, no digo que sorprendido, porque ya sabía de la vitalidad de los cubanos, pero es una sensación muy buena constatar, cuando uno llega a este país, la cantidad de gente creativa y dinámica que hay, con ganas de colaborar, como se ha visto hoy en este Festival. Hemos tenido el privilegio de contar con mucho talento cubano para esta celebración. El solsticio es un día bonito por lo que tiene de simbólico y de telúrico; este se siente diferente, pues ha sido un año especial, con la visita de nuestro jefe de gobierno, y quisimos hacer un Festival con mucho contenido, invitando a la gente a participar y a compartir con nosotros; un Festival multidisciplinario, con presencia de artistas españoles y cubanos. El almanaque que presentamos está dedicado al quinto centenario de La Habana; es un repaso por una ciudad poliédrica, maravillosa, con múltiples escalas y con alma algo española. En el 2019 tendremos mucha presencia de artistas españoles en La Habana. Confiamos en traer a nombres importantes, tanto vivos como fallecidos, que forman parte de la cultura universal. Será nuestro tributo al importante aniversario de la capital cubana».

Una noche extensa. La más larga, dicen los que saben. Pero en la embajada española el sol alumbró intensamente.