Pasar al contenido principal
Escultura de Xavier Mascaró custodia La Habana
11November

Escultura de Xavier Mascaró custodia La Habana

Quienes recorrieron la gran exhibición al aire libre Detrás del Muro III, que como parte de la XIII Bienal de La Habana, colmó de arte el Malecón habanero, recordarán la serie Guardianes del artista español Xavier Mascaró. 

Vea la Galería de imágenes

La buena nueva, es que no habrá que esperar a otra edición del evento mayor de las artes plásticas en la Isla para acercarse a la obra de este reconocido escultor, pues este ha tenido a bien regalarle a La Habana una de sus monumentales obras por su cumpleaños 500.

La escultura, de la serie Guardianes, ha quedado emplazada al inicio de la Avenida del Puerto y según comunicado de prensa emitido por el Consejo Nacional de las Artes Plásticas de Cuba es "un guerrero en actitud de meditación, inspirado en los guardianes de los templos antiguos y resultado de la fusión de iconografías varias de diferentes culturas. Una escultura que parece resistir al paso y las inclemencias del tiempo y que a pesar de la oxidación del hierro transmite serenidad y fortaleza. Su postura ética reflexiona sobre el paso del tiempo, los valores del ser humano y la sociedad." 

Español, nacido en París en 1965, Xavier Mascaró ha desarrollado una fructífera carrera artística durante la cual ha realizado numerosas exposiciones individuales en España, Francia, Argentina, México, Estados Unidos, Colombia, y Austria, entre otros países. Es  reconocido internacionalmente por sus obras trabajadas en hierro, gran protagonista de sus conjuntos escultóricos. Ha experimentado además con obras en distintos materiales, que incluyen el cristal emplomado, la resina y la piedra. Ha expuesto en ferias de arte contemporáneo como Art Madrid y Estampa con la Galería Hispánica Contemporánea. Algunos de sus Guardianes resguardan también espacios en Ciudad de México, en Murcia y Barcelona. 

Le puede interesar: 

Proyecto H Contemporáneo en Estampa: entre la tradición y la modernidad