Pasar al contenido principal
Europa hace clip en La Habana
26November

Europa hace clip en La Habana

«¿Sabías que fue un checo quien creó el Alma Mater hace cien años? En 1919, a menos de un año de la fundación del joven estado checoslovaco por Tomáš Garrigue Masaryk, otro ciudadano de origen checo estaría protagonizando desde este lado del mundo uno de los símbolos más reconocidos de La Habana».

El texto anterior es uno de los tantos que acompañan las imágenes de la exposición fotográfica Presencia europea en La Habana, que se inauguró en el Palacio del Conde Lombillo de la Plaza de la Catedral de La Habana Vieja como excelente complemento del concierto único que realizara la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Unión Europea en el interior de la importante iglesia católica habanera.

Alberto Navarro, embajador de la Unión Europea, al señalar los objetivos de la muestra, explicó que algunos Estados miembros han decidido donar fotos que son testimonio de las huellas del viejo continente en Cuba. «Algunas se refieren a monumentos, estatuas, actos culturales y vida cotidiana. Europa y Cuba, aunque están alejados por su geografía, tienen muchos vínculos culturales e históricos. Es por ello que aprovechamos la ocasión para enviarle un saludo muy especial a quien más ha hecho por ello: al historiador de la ciudad de La Habana, nuestro amigo Eusebio Leal Spengler».

Veamos lo que nos dice el texto curatorial introductorio de Presencia europea en La Habana: «La Habana es una urbe singularísima. Es expresión elocuente de la simbiosis excepcional de dos mundos alejados por la geografía, pero muy cercanos debido a sus estrechos vínculos históricos y culturales. Y es que han sido muchas las huellas que la cultura europea ha dejado marcadas en la fisonomía y en la vida cotidiana de la ciudad. En esta muestra, integrada por imágenes de gran formato, se recogen algunas estampas de esa fusión única. Edificios majestuosos, esculturas monumentales, escudos conmemorativos, manifestaciones de danza, festivales de música o jornadas culturales que dan cuenta de esta rica presencia europea en la ciudad de La Habana. Es un legado de la historia, pero también un presente que continúa perpetuando esta unión con renovados lazos de afecto y amistad».

He aquí los países y obras participantes: Alemania (Edificio Solimar, exponente del movimiento moderno en Cuba; fotógrafo: Jean Molitor), Austria (Festival Mozart Habana; Alex Hoerner), Bélgica (Conga belga en La Habana; Archivo de la Embajada de Bélgica en Cuba), Bulgaria (Piedra conmemorativa del aniversario 1300 del Estado búlgaro; Neysis González Pérez), Chipre (Puesta en escena de Afrodita, oh, espejo, de Danza Contemporánea de Cuba; Joel Hernández Marín), Eslovaquia (Maridaje entre el vino eslovaco Tokaj y el tabaco cubano San Cristóbal de La Habana), España (Herencia cultural; Héctor Garrido), Francia (Vitral art nouveau de Aguste Labouret (1871-1964) e Italia (Estatua de la República; Tony Hernández Mena).

Completan la relación Grecia (Copias originales de estatuas de la antigua Grecia), Países Bajos (Orquesta Sinfónica Ricciotti Ensemble en La Habana; Wout Nooitgedagt), Suecia (Suecia ama la diversidad; Håkan Moberg), Polonia (Banco de Federico Chopin (1810-1849); Neisys González Pérez), República Checa (Alma Máter de la Universidad de La Habana; Rolando Pujol), Rumanía (El árbol rojo, escultura ambiental de Sandú Darié (1906-1991); Cristina Marinescu) y Portugal (Casa de Gaspar Riberos de Vasconcelos; I. G.).

Presencia europea en La Habana estará abierta hasta el próximo 12 de enero de 2020.

Le puede interesar: 

Santa Cecilia, la Catedral, la música

EUYO: la fiesta no termina