Pasar al contenido principal
A la sombra de Rancaño en Artis 718
13December

A la sombra de Rancaño en Artis 718

Si como adelantaba la nota promocional de la muestra abierta al público en la galería Artis 718, la intensión de la misma es “hacer tanto del espacio expositivo como del proceso de trabajo, un poema en sí mismo”, en Corteza cerebral lo lograron con creces el artista visual Ernesto Rancaño, el poeta y realizador audiovisual Alejandro Moya, junto al curador Luis Enrique Padrón.

 

Da Capo
Da Capo 

 

Porque poesía es lo que resume la concreción de este proyecto, en el que Rancaño recrea con sus piezas dos poemas de Moya, uno de los cuales da título a la exposición que constituye, por sobre todas las cosas, un tributo a la amistad que los une desde la infancia y, cual secuoya, reta altiva el paso del tiempo.

 

El hijo del carpintero
El hijo del carpintero 

 

La fina sensibilidad del versátil artista vuelve a enamorar al espectador en esta propuesta, desde la pieza El sostén de los arraigos, bastón rematado en raíces puesto al inicio; o El hijo del carpintero, con Jesús crucificado en una cruz de lápices para marcar la madera; o la video instalación que cierra la muestra, en la que siempre el árbol emerge o subyace como símbolo de armonía, equilibrio y benefactora fuente no siempre justipreciada.

 

El sostén de los arraigos
El sostén de los arraigos 

 

Durante la inauguración del pasado 6 de diciembre, fueron sembradas algunas plantas en áreas de la propia galería; mientras que cada viernes que permanezca abierta la exposición, serán plantadas posturas en distintos puntos de la comunidad donde se encuentra ubicada esta institución del Fondo Cubano de Bienes Culturales.

 

Tala
Tala

 

Con tales iniciativas, el proyecto une a sus propósitos artísticos el de fomentar una conciencia popular que tienda al cuidado y preservación del medio ambiente. Corteza cerebral estará abierta al público hasta inicios del próximo mes de enero.

 

video instalación El arbol
Video instalación El árbol 

 

En portada: Las ramas son las raíces del cielo