Pasar al contenido principal
Otro capítulo de Chernóbil en Documentos extraviados
30August

Otro capítulo de Chernóbil en Documentos extraviados

Treinta y tres años después de que ocurriera la terrible explosión nuclear en Chernóbil, el acontecimiento vuelve a acaparar la atención en varios puntos del planeta, gracias a la miniserie televisiva que, realizada en coproducción por los canales HBO, de Estados Unidos y Sky, del Reino Unido, se estrenó en mayo pasado.

Muchas carencias se dice tiene la trama del material creado por Craig Mazin; una de ellas la no mención a la colaboración médica que por más de veinte años brindó nuestro país, aún en medio del llamado período especial; la cual posibilitó que en ese período fueran atendidos en el campamento de Tarará, al este de La Habana, más de 25 mil infantes; la gran mayoría provenientes de Ucrania.

De ahí que se considerara oportuno volver a sacar a la luz la labor documental realizada por la artista visual peruana Sonia Cunliffe, ya mostrada en 2017 en la capital de la Isla; la cual se exhibe al público en la galería María Eugenia Haya (Marucha) de la Fototeca de Cuba, hasta el 20 de septiembre próximo.

 

Obras fotográficas expuestas en la expo Documentos extraviados: Niños de Chernóbil en Cuba

 

Documentos extraviados: Niños de Chernóbil en Cuba es el título de la exposición que muestra el trabajo concebido por la Cunliffe, a partir de la investigación que sobre el tema realizara Maribel Acosta, periodista de los Servicios Informativos de la Televisión Cubana.

Unas 130 fotos en blanco y negro y cuatro videos recogen distintos momentos de esta amorosa contribución; desde el recibimiento que muchas veces les hiciera en la loza del aeropuerto internacional José Martí el Comandante en Jefe Fidel Castro, hasta la celebración del cumpleaños de algunos pacientes; pasando por imágenes de los tratamientos médicos que recibían.

 

Fidel Castro con niño afectado por accidente en Chernobil

 

En los nexos que se crean entre una y otra fotografía de diversos autores, en la dramaturgia creada en la galería, están las manos de la artista peruana. “Sonia Cunliffe es una documentalista visual que se apropia del suceso para recomponerlo”, expresa el crítico de arte Jorge Fernández Torrez en el texto que recibe al visitante en la sala.

Con gran interés por parte del público, esta muestra fue exhibida en 2016 por vez primera en la ciudad Lima y, en ese propio año, en la estadounidense de Miami.

Le puede interesar: Los niños de Chernobil otra vez en Cuba