Pasar al contenido principal
"Teatro de primera mano para tiempos nuevos" en el El MUAC
11May

"Teatro de primera mano para tiempos nuevos" en el El MUAC

Como era de esperar, la cuarentena ha servido de tema central a recientes obras de arte. En esta ocasión, llega en forma de obra de teatro ideada por Liliana Porter y Ana Tiscornia.

La obra virtual "Teatro de primera mano para tiempos nuevos", disponible del 4 al 17 de mayo en la página del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), explora las condiciones de encierro en que había quedado sumergida la mayor parte de la humanidad debido al Covid-19, por lo que sus autoras han considerado que “el quehacer artístico, en estos tiempos desconcertantes, nos da una suerte de inmunidad, no contra el virus, sino contra del miedo, el aislamiento, la locura, el caos”.

La pieza que se presenta en la página de la Sala 10 del MUAC (www.muac.unam.mx hasta el 17 de mayo, en colaboración con Teatro UNAM, se comenzó a confeccionar sobre el encierro y durante el encierro de las artistas en su casa de Nueva York. En ella participa el videasta Federico Lo Bianco y a la compositora Sylvia Meyer, quienes invitaron a toda una compañía de actores desmovilizados en sus casas en Argentina a unirse a la producción. En apenas cuatro días de concebir el proyecto, cada uno de los actores participantes filmaba su parte y la obra se completó en menos de una semana.

“Nuestra suerte es el arte”, reflexionaron las artistas cuando la cuarentena les comenzó a quitar compromisos en su agenda y cuyo confinamiento les dio la idea de hacer una obra de teatro “a cuatro manos”, ya que decidieron adoptar el formato de escribir “una especie de obra teatral actuada por cada uno desde su casa en teléfonos celulares”, relataron, así surgió “Teatro de primera mano para tiempos nuevos”.

En la trama los actores debían encarnar situaciones que mostraban el esfuerzo absurdo por dar continuidad a la práctica del teatro, la música, la declamación y la danza en ausencia del espacio común. Los episodios constituyen, al mismo tiempo, una comedia y un drama: la puesta en acto de un arte escénico que explora con humor y oportunismo su asfixia y la agonía del encierro.

En la pieza de carácter contemporáneo se sugiere que cada uno de los humanos en este momentos estamos atrapados en nuestra cárcel personal y asomados al mundo por medio de los dispositivos y las pantallas.

El arte es el antídoto

En estos momentos de crisis en el mundo las artes pudieran ser el antídoto para que los estados de ánimo y mentales no caigan desproporcionados sobre la mayoría de la humanidad, consideraron Liliana Porter y Ana Tiscornia.

“El quehacer artístico, en estos tiempos desconcertantes, nos da una suerte de inmunidad, no contra el virus, sino contra del miedo, el aislamiento, la locura, el caos. Es un privilegio tener una herramienta que nos da la oportunidad de comunicarnos con otros. Obviamente, también es un desafío, pero quién sabe, el arte es siempre un experimento que implica un reto. Con esta idea en mente es que, ya en camino a la cuarentena, empezamos a pensar en hacer una obra teatral filmada en teléfonos, cuyas escenografías serían las casas de cada uno de los actores. La situación y la forma fue dictando los conceptos a enfatizar: tiempo, discontinuidad y aislamiento”, apuntaron.

“Teatro de primera mano para tiempos nuevos” está constituida por episodios cortos que encapsulan una cotidianidad subvertida y que expresan la crisis total que la cuarentena, la obra pone “énfasis en la dislocación, el tiempo, la realidad y la ficción”.

Con información de El economista