Pasar al contenido principal
“El orden del tiempo” en un museo
02July

“El orden del tiempo” en un museo

Comisariada por Almudena Ríos llega al Centro de Arte Contemporáneo de Málaga la primera exposición individual en un museo de M. Ángeles Díaz Barbado: “El orden del tiempo”, que se podrá disfrutar hasta el 2 de agosto.

La muestra hace alusión a una de las temáticas recurrentes en el trabajo de la artista, el tiempo, donde reflexiona sobre aspectos como el transcurso del tiempo, la fugacidad, lo efímero, cómo el tiempo condiciona nuestra existencia o cómo estamos sujetos a ese orden más allá de nuestros actos o intenciones.

La exposición recoge una selección de las series más importantes de su trayectoria artística compuesta por ciento veinte cuatro obras de diferentes soportes como pinturas, fotografías, dibujos y un objeto, en la que además, se muestra sesenta y cuatro obras inéditas que se podrán ver por primera vez creadas desde 2001 a la actualidad.

Un aspecto fundamental en las piezas de la artista es el empleo del color negro, característico en sus obras que parte de la necesidad de Díaz Barbado por crear un espacio de pensamiento y la motivación principal de la artista para continuar en esta línea de trabajo basada en la noche, la oscuridad.

La artista sitúa las piezas sobre o tras un fondo negro, característico en su obra, donde los elementos cobran un protagonismo que habitualmente no tienen recordando a las tradicionales vanitas barrocas e influencias del neoconceptualismo.

La intención de M. Ángeles Díaz Barbado consiste en crear imágenes que provoquen una reflexión al visitante que no tiene que partir del origen de su idea inicial, invitando a que se cuestione lo bello, el vacío o el tiempo.

La naturaleza y la naturaleza humana son dos temáticas que la artista compara y que al mismo tiempo se unen de una forma sólida en su trabajo con un trasfondo autobiográfico donde se mezclan vivencias personales y la relación con las imágenes.

La artista granadina nos muestra un recorrido a lo largo de casi veinte años de trayectoria artística donde mediante los paisajes y las naturalezas muertas reflexionan sobre el tiempo, la oscuridad, el silencio, la dualidad entre lo bello y lo inquietante o la idea de la perfección asociada a la idea de imposibilidad que son temas recurrentes en su obra.

En sus obras se observan objetos y elementos con los que suele trabajar la artista como son los relojes, las copas, la balanza, las flores, los insectos, las uñas o cabellos, aludiendo al Arte Povera en su vertiente humanista y existencialista, que rescata los objetos más humildes con la carga estética y la descontextualización. 

El orden y la pulcritud son característicos en el modo de crear y desarrollar las obras de la artista, donde se hace patente su predilección por las series, en las que sistematiza fenómenos en una secuencia cronológica o establece tiempos en el devenir de la existencia de los objetos o seres.

Ventanas cerradas, escaleras de subida o bajada, puertas o lugares de transición destacan en la serie El lugar de las agujas compuesta por 9 obras monocromáticas realizadas entre 2001 y 2015 donde se representa la visión y percepción de estos objetos y espacios cotidianos que nos rodean desde diferentes ángulos cuestionando el vacío, la ausencia, el tiempo o la muerte.

La serie Naufragios compuesta por 11 obras realizadas entre 2006 y 2008 gira en torno al mar y el tiempo como tema principal representado por sus características piezas monocromáticas, donde el negro se convierte en abismo y el blanco alude a la espuma de las olas de un mar embravecido. En la misma serie se encuentra mediante una agrupación de materia orgánica como las uñas fotografiadas sobre un fondo en negro la obra Sin título (Naufragios) (2007) donde la artista reflexiona sobre el paso del tiempo a través de su propio cuerpo.

La importancia de la literatura en la obra de la artista queda reflejada en la serie Corrección, compuesta por 21 pinturas y dibujos realizados entre 2010 y 2013, donde rinde un homenaje a la novela de Thomas Bernhard de igual título y al mismo tiempo hace alusión a la oscuridad y al paisaje que se transforma desde la vivencia interior del que la contempla. Sus obras nos introducen en la reconstrucción de un paisaje desconocido que trata de aproximarse a los espacios donde suceden los episodios decisivos en la vida de Roithamer, protagonista de la novela de Bernhard. En la obra Sin título (Corrección) (2010) se aprecia una construcción circular con ramas y vegetación con la base llena de agua, similar a un nido de aves, donde hace referencia a la obra cuyo protagonista planea la construcción de un cono que, desafiando las leyes de la construcción tradicional, estaba destinado a ser residencia y felicidad suprema de su hermana.

La serie Nihil omme reflexiona sobre las propias visiones de la artista ante la soledad más infinita, la serie compuesta por 7 obras de fotografías y objeto realizadas entre 2005 – 2014 muestran parámetros clásicos de Zurbarán o de Sánchez Cotán de una manera sobria y elegante las naturalezas muertas como libélulas, escarabajos o tarántulas, entre otros. Sus obras han sido tomados de unos grabados del s. XIX, reducidos a la silueta en medio de un paisaje estilizado enclaustrados encima de sus cajas.

El título de su serie más reciente Huete rot, Morgen tot toma prestado un viejo dicho popular alemán que hace referencia al carácter efímero de las rosas, como metáfora de la cualidad mutable y perecedera de la propia existencia. La serie compuesta por 26 obras de las cuales 18 son dibujos están realizadas en 2018 dedicadas a la observación de la naturaleza sobre procesos de crecimiento, exuberancia, decadencia y muerte. Es un homenaje a esos pequeños paisajes que a lo largo de la Historia de la Pintura permanecieron en los fondos o en los laterales de los cuadros.

La serie que cierra la exposición titulada Luz de nocturno está compuesta por 50 obras inéditas realizadas entre 2018 y 2020 donde predomina el color negro junto a diversas tipologías y tonalidades del cielo y las nubes. El origen de esta serie reside en el estudio de Díaz Barbado por las formas abstractas que flotan en el espacio oscuro y su investigación sobre la obra literaria y científica de Goethe.

M. Ángeles Díaz Barbado (Granada, España, 1969) estudió Bellas Artes en la Universidad de Granada, es Doctora es Bellas Artes por la Universidad de Castilla – La Mancha y actualmente es profesora en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Málaga. Entre las exposiciones individuales que ha realizado la artista destacan Le paysage est la nuit en Centre D´Art Contemporain "A cent mètres du centre du monde" Perpiñán, Francia (2018), Nihil omne en la Galería Isabel Hurley, Málaga, España (2015), Paisaje interior en Espacio El Butrón, Sevilla, España (2013) o la Galería Milagros Delicado, Cádiz, España (2006), entre otras.