Pasar al contenido principal
Regresan complacidos de Venecia artistas cubanos
10June

Regresan complacidos de Venecia artistas cubanos

“Estamos muy contentos de poder mostrar nuestro trabajo a un público diverso, como el que asistió a la inauguración del Pabellón de Cuba en la Bienal de Venecia; y de que pudieran apreciar la propuesta que cada uno de nosotros llevó. Pues, aunque de alguna manera hay una línea curatorial y las obras pueden entrelazarse en cuanto a idea, individualmente presentamos una propuesta diferente en lo formal”.

Así de complacida se escuchó a Ariamna Contino, durante el encuentro que parte de la representación cubana en el evento sostuvo recientemente con la prensa, al que no asistieron por razones de trabajo la presidenta del Consejo Nacional de Artes Plásticas Norma Rodríguez Derivet, quien fungió allí como Comisaria; y Alejandro Campins, otro de los artistas seleccionados junto a Alex Hernández.

 

Encuentro de artistas cubanos asistentes a Venecia con la prensa

 

A partir del tema de esta edición de la cita más antigua de las de su tipo: May You Live in Interesting Times, que en español se traduce como Usted puede vivir en tiempos interesantes, la curadora Margarita Sánchez Prieto concibió una propuesta en correspondencia con este, y con la obra de los tres creadores, la cual tituló El entorno aleccionador.

“En la temática que dio el británico Ralph Rugoff, curador general de esta Bienal, alude a una maldición china y, de manera elíptica, al hecho de que estamos viviendo momentos de crisis, de incertidumbre. A que estamos en tiempos interesantes. 

Por su parte, los artistas cubanos escogidos dirigen habitualmente su atención hacia el exterior, hacia el entorno; no están tan centrados en la figura humana. Y yo también quería destacar el entorno porque la plataforma curatorial de Rugoff da pie a pensar que debemos mirar hacia lo que está pasando; aunque no centrándonos en lo que siente el individuo, sino en el acontecimiento mismo”.

Explicó la especialista del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam refiriéndose a la exhibición allí de Penitencia, la instalación de Ariamna Contino y a Estado natural, la obra transdisciplianaria de Alex Hernández; así como a las pinturas y fotografías de Alejandro Campins, puestas a la consideración del público y la crítica hasta el 24 de noviembre próximo en el Pabellón de Cuba, ubicado en la Isla de San Servolo, donde también muestra sus obras el italiano Eugenio Tibaldi.

 

Obra de Arianna

 

A la depredación de la naturaleza por parte del hombre y a la necesidad de restañarle a ésta los daños por él causados, apunta la obra de Ariamna Contino, artista que recurre frecuentemente a la técnica del papel calado.

“Mi pieza la pensé y concreté a partir de una estadística acerca de la cantidad de árboles que se necesitan talar para obtener una tonelada de papel.

La obra representa un bosque de abedules, uno de los árboles que se utilizan para producir pulpa de papel. Entonces, a partir del cálculo que saqué de la cantidad de papel necesaria para esa representación, sembré en bolsas 245 posturas de abedul, las cuales se encuentran dentro del espacio del Pabellón donde está mi trabajo.

Mi idea es que luego, al final de la muestra, cada persona que asista se pueda llevar uno de estos árboles y lo vuelva a plantar, para que el bosque se disemine naturalmente”.

En tanto, su compañero en la vida y en el arte, Alex Hernández, llevó a la 58 Bienal de Venecia los resultados de la segunda etapa del working progress Estado natural, cuya parte inicial fue expuesta a finales del pasado año en Galería Habana, con la intención de subrayar los efectos nocivos que puede causar la intervención humana en la naturaleza.

“En esta obra trato de crear paralelos entre estructuras naturales y estructuras artificiales construidas por el hombre. Basado en ciudades, estructuras de un ejército y de la industria, creo retículas abstractas que luego introduzco en las colmenas de abejas, para un poco forzarlas a que trabajen en una estructura ajena a ellas. O sea, que construyan las celdillas siguiendo los patrones que les estoy dando. Patrones para los que tomo como referencia al ser humano.

Ahora en Venecia se hizo una presentación más amplia de todo este proceso, donde se logró incluir mayor documentación, pues el experimento había avanzado. Pudimos incluir videos, llevar colmenas desde Artemisa y mostrar el resultado de estas estructuras de panales ya trabajados por las abejas”, señaló el artista.

De las obras de Alejandro Campins, desde hace algunas semanas de viaje por el Himalaya, Margarita Sánchez Prieto explicó que consisten en tres de las pinturas en gran formato exhibidas también a finales del pasado año en el CAC Wifredo Lam, como parte de la muestra personal Miedo a la muerte es miedo a la verdad.

 

Obra de Campins

 

Asimismo, de este autor se llevó a la 58 Bienal de Venecia una selección de sus fotografías también con el tema de los bunkers por él encontrados en distintas partes del mundo, e insertados en el paisaje como piezas arqueológicas que, no obstante, advierten sobre el peligro latente de las guerras.

A nombre propio y de su compañera, Alex Hernández dijo a los reporteros:

“Estamos muy complacidos de formar parte del Pabellón cubano. Para nosotros siempre había sido como un sueño la idea de estar en un mega evento como este y se nos dio la oportunidad ahora; con tantos artistas importantes que hay en el país y tantos artistas jóvenes con una carrera seria y rigurosa.

Nos escogieron y para nosotros fue como un reto; algo muy importante a lo cual le pusimos toda nuestra atención durante los últimos seis meses, que fue el tiempo en el que estuvimos preparando la participación nuestra en Venecia. Hemos tratado de hacer un papel lo más digno posible en la presentación de un Pabellón Nacional; en medio de otros de muchos países, incluso, industrializados, como Alemania o Estados Unidos.

Los artistas les ponen mucho énfasis a las presentaciones nacionales y nosotros queríamos que Cuba estuviera a la altura y, por lo tanto, con ese rigor trabajamos”.

En portada: Obra de Alex Hernández

Le puede interesar. Propuesta española en la edición 58 de La Biennale di Venezia