Pasar al contenido principal
12 minutos con Irene Rodríguez
18June

12 minutos con Irene Rodríguez

Resumir a Irene Rodríguez en 12 minutos resulta harto difícil. ¿Cuántos planos usar para describir todo lo que ha hecho como embajadora de la cultura española en Cuba y el resto del mundo?. Irene, además de ser una bailaora flamenca de alto tecnicismo y creatividad en sus coreografías, también tiene una escuela y una compañía. Además de reflejar todo lo que es y representa, el realizador audiovisual Alfredo Cannatello, ha logrado captar con minucioso lente a la Irene que danza.

La amistad de Irene Rodríguez y Alfredo Cannatello es también la fraternidad entre Cuba e Italia. Es justa esa relación uno de los ganchos del documental Solera, pieza emblemática de la bailaora cubana, y en el que -en apenas 12 minutos- el reconocido director de fotografía italiano junto a tres camarógrafos documentan la alta exigencia artística, técnica y la pasión desenfrenada con la que Irene se desenvuelve sobre el escenario.

La locación del documental no pudo ser otra mejor que el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, por la belleza del inmueble y los estrechos lazos que unen a Irene con la Prima Ballerina Assoluta de Cuba.

Los miembros del cuerpo diplomático de Italia y España en nuestro país, quienes asistieron al Salón de Conferencias del Hotel Gran Packard, destacaron los innegables méritos de Irene como bailaora, profesora y organizadora del Festival La Huella de España que se realiza en la capital cubana cada dos años.

“Hace siete años cuando fundé mi compañía, Alfredo se acercó a mí y ese fue el inicio de una gran amistad personal”, resaltó la artista. “Alfredo –continuó- ha tomado mis mejores imágenes, las que me acompañan nacional e internacionalmente. Su obra es inigualable. Ahora se me acerca con esta iniciativa de hacer un audiovisual que me ayude a promocionar lo que hago. Es una posibilidad de llegar a los medios en los que el trabajo que hacemos y la cultura española merecen estar."

“A mi entender es muy importante para la audiencia, quienes desde el lunetario no pueden apreciar  el tacón, la parte de atrás, el sudor. Ver las manos, el pelo… Cómo se ve desde el escenario el teatro es un punto de vista que el espectador nunca tiene. Esas serían las ganancias del espectador. Lo hicimos tal cual es en una función de arriba y abajo. Fue muy relajado. Estábamos solos. Me sentía muy cómoda. Agradezco mucho este documental. Solera es de las obras que más me identifican. Estoy segura me acompañará durante muchísimo tiempo”, concluyó.

El documental Solera iniciará un recorrido por festivales internacionales en los que se presenta la artista, comenzando por el relevante Jacob''s Pillow Dance Festival, a realizarse del 26 al 30 de junio en Estados Unidos. Irene Rodríguez aseguró sentirse muy honrada al ser escogida como la imagen promocional del festival, en el cual además de participar junto a su compañía con dos estrenos mundiales, dirigirá con las maestras españolas Carmen Ledesma y Carmela Greco un programa de flamenco destinado a 25 de los mejores bailaores del flamenco en Norteamérica.