Pasar al contenido principal
Proyecto Palomas celebró el Día Internacional de la Mujer en La Esquina
07March

Proyecto Palomas celebró el Día Internacional de la Mujer en La Esquina

El Proyecto Palomas celebró el Día Internacional de la Mujer y los 500 años de La Habana

El espacio La Esquina que organiza la Embajada de España en Cuba acogió al Proyecto Palomas, que lidera Lizette Vila para celebrar el Día Internacional de la Mujer y los 500 años de La Habana con la proyección de dos audiovisuales realizados por mujeres y dedicados a ellas.

El señor Juan Fernández Trigo, embajador de España en Cuba, dio la bienvenida al numeroso público que una vez más probó el amplio poder de convocatoria de Palomas, Casa Productora de Audiovisuales para el activismo social.

Declaró el diplomático que una de las líneas prioritarias de trabajo del gobierno español es la igualdad de género, «por lo tanto para nosotros traer aquí al proyecto Palomas para presentar estos dos documentales es, por un lado, ser fieles a nuestra trayectoria, por la importancia que tiene el Día de la Mujer, y también la posibilidad de que este proyecto tenga un reforzamiento por nuestra parte».

El documental que presentó Palomas, Mujeres….de la basura al bienestar (2018), con guión y dirección de Lizette Vila e Ingrid León, fotografía de Humberto Mayol, y  textos de la periodista Sara Mas, moviliza las emociones y la reflexión; es una denuncia, un grito, un llamado a reducir, reutilizar reciclar, y a visibilizar las condiciones de vida de varias mujeres cubanas.

A través de entrevistas a algunas de estas, cuyo medio económico o para la creación artística está vinculado al reciclaje y recogida de basura y su reutilización, brinda un testimonio impactante de la fortaleza e iniciativa de las mujeres cubanas; convoca a la reflexión acerca de la urgencia de buscar vías efectivas para el saneamiento de La Habana, incluidos su Bahía y sus ríos, y de una mayor cultura ambiental y responsabilidad ciudadana.  

El audiovisual explícitamente revela ser un homenaje y una contribución al Ecofeminismo, que es el triunfo de una sociedad sin desigualdades ambientales para las mujeres, y la participación de ellas en la edificación de un Mundo Ecológico.

Vila, quien dirige Palomas desde su fundación en el año 2002, subrayó que el audiovisual habla de «esas mujeres que viven y conviven con la basura pero que buscan soluciones»  y señaló que algunas integrantes del proyecto están trabajando por la revisión, rectificación y reimpulso de las legislaciones que desde 1961 se han aprobado en Cuba, pero que no se cumplen adecuadamente, «para lograr la justicia de género y la justicia ambiental».

Mujeres….de la basura al bienestar, concluye con la siguiente declaración de La Habana: «Me resisto a ser una ciudad llena de heridas porque sé que todavía me puedo salvar».

A continuación se presentó el  documental de 13 minutos, Guanabacoa: crónica de mi familia (1966), de la cineasta y periodista Sara Gómez, (La Habana, 1942- 1974), primera realizadora cubana que dirigió un largometraje de ficción: De cierta manera (1974), filme que fue concluido por Tomás Gutiérrez Alea y Julio García Espinosa debido a su prematuro fallecimiento ese mismo año. Fue identificado en la selección anual de la crítica en Cuba, como uno de los diez filmes más significativos del año 1977.

Gómez realizó además de alrededor de 20 documentales cuyos ejes temáticos fueron la cultura popular y las tradiciones, la marginalidad, el racismo y la inclusión social de las mujeres, por lo que es considerada una precursora en el empeño de dar visibilidad a la igualdad de género.

Guanabacoa: crónica de mi familia, aunque muestra a varios hombres familiares de Gómez, hace evidente hincapié en las figuras femeninas, a través de la conversación en pantalla de la cineasta con su madrina, en sus costumbres, y a la vez narra un trozo de la historia de Guanabacoa con algunos de sus sitios emblemáticos, como la Parroquia, la sede de la Banda de Conciertos, la Plaza de Conciertos Urselia Díaz; la calle de Pepe Antonio…, en lo que constituye un homenaje a esta localidad habanera.

Luego de ambas proyecciones se realizaron debates en los que intervinieron los asistentes y especialistas del Centro Félix Varela, que explicaron la importante labor de dicha institución  que promueve la formación de una ciudadanía activa y responsable para el desarrollo de una sociedad equitativa.

La profesora Gisela Arandia, de la Red de Mujeres Afrodescendientes se refirió a  Guanabacoa…., de Sara Gómez y destacó la significación del material fílmico en el reconocimiento al aporte de los cubanos de origen africano a la construcción física, social y espiritual de La Habana.

 

Gisela Arandia
Gisela Arandia interviene ante los presentes 

 

«Es importante saber que aquellas familias que llegaron en los barcos procedentes de África, esclavizadas, tuvieron la capacidad de construir la emancipación», dijo Arandia y propuso pensar «en el desafío actual de desigualdad e inequidades que debemos contribuir a superar».

La exposición fotográfica «Esotéricas», de la locutora y fotógrafa Marah Góngora, recibió a los asistentes a este espacio de pensamiento; está conformada por instantáneas de mujeres vestidas hermosamente con trajes realizados con bolsas de nylon para la basura, con un evidente discurso asociado a la ecología y a la invitación a reducir, reutilizar y reciclar.  

En esta ocasión, el proyecto Palomas que tiene como propósito esencial defender una cultura de paz, igualdad y diversidad, así como promover la ideología de género,  propició la unión entre la justicia de género y la justicia ambiental para celebrar el Día Internacional de la Mujer y los 500 años de la hermosa Habana que también es una mujer.